Viajes por el Scriptorium, Paul Auster

No me gustó y cierro el libro con decepción. Cuando uno que es buena persona lector* termina de leer un libro y se queda con esa sensación, luego es difícil dormirse por unos cuantos minutos. Piensa qué otros finales sí le hubieran gustado, piensa por qué se resolvieron las cosas así, pero no hay nada que hacer. Estoy hablando de Viajes por el Scriptorium, de Paul Auster. Tal vez el problema estuvo en que el argumento me encantó, me llenó de expectativas que luego no se fueron calmando a gusto.

Es la historia de un anciano que se encuentra en una habitación toda blanca donde la pared tiene un cartel que dice pared, la silla otro que dice silla y así todos los elementos. No recuerda nada, ni quién es, ni dónde está, ni qué hace ahí… sólo tiene un sentimiento: La culpa. Sabe que hizo algo tremendo, horrible, algo que le da verguenza, terror pensar, pero no sabe qué es. A medida que la novela trascurre, es corta son 200 páginas, van apareciendo personajes, fotos, papeles que irán revelándole qué pasa.

¿El problema? Para mi es que a mitad de libro se le da más importancia a la historia que él va recordando que a su presente. Quiero decir, a uno le importa esa segunda historia en cuanto vaya revelando la actual, si no… no! Entonces se vuelve un poco aburrido el detalle, la cantidad de nombres, la cosa rebuscada que frena la historia. Nada más. Y el final tampoco me llenó…  Igual, si te gusta Auster, para una tarde da porque es ingeniosa.

viajes-por-el-scriptorium*perdón, cuando digo “buena persona lector”. Estoy hablando de aquellos que por ejemplo, le damos 50 pàginas a un libro de ventaja, que perdonamos a nuestros escritores si un libro no nos gustó y seguimos leyendolos, queeeee si por la mitad el libro nos dejó de gustar lo leemos hasta el final como dandole una chance más… etc. (Aclarece: Esto no significa que sean buenas personas, o buenos lectores).

Anuncios

2 comentarios en “Viajes por el Scriptorium, Paul Auster

  1. Ah, así que somos buenas personas lectores por no revolear un libro al catzo! Je! Me gustó la definición. Soy de las que da oportunidades, pero en un día cruzado (y si el escritor en cuestión provoca demasiado mi tolerancia) no tengo problemas en decir “lo empecé y no lo terminé”. Admiro a los que son capaces de seguir pasando por encima de su propio sentido común.
    Brindemos por las fechas por venir y por lecturas más y más satisfactorias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s