Algo de Raymond Chandler para disfrutar…

Quien haya amado a una mujer o a un hombre, tanto como a la vida misma, sólo esa persona podría escribir algo así.

Raymond Chandler, cuya mujer era 17 años mayor que él. Fue un hombre así. La mujer muere de 84 años (él tenía entonces 67!!!). Muere tras una tremenda agonía. Tras la muerte de ella, él intenta suicidarse y falla. Lo intenta otra vez, queda grave, pero vive. Después lo intenta bebiendo. Tarda 3 años en lograrlo. Muere en La Jolla, California, el 26 de marzo de 1959, a los setenta años. Esta carta se la manda a un amigo en ese período:

“Por supuesto, en cierto sentido ya me había despedido de ella mucho tiempo atrás. De hecho, muchas veces durante los últimos dos años, en medio de la noche había comprendido que era sólo cuestión de tiempo. Pero no es lo mismo que suceda. Decirle adiós al ser amado en la mente no es lo mismo que cerrarle los ojos y saber que nunca volverá a abrirlos. Pero me alegró que muriera. Pensar en esta ave orgullosa y temeraria encerrada en un cuarto de un maldito sanatorio por el resto de sus días era una idea tan insoportable que apenas sí podía pensarla. (…) Durante treinta años, diez meses y dos días, fue la luz de mi vida, mi única ambición. Todo lo demás que hice fue para alimentar el fuego en el que ella pudiera calentarse las manos. Eso es todo lo que puedo decir”.

 

Gracias Pablito Ramos por tu mail y tu compañia desde lejos.

Anuncios

2 comentarios en “Algo de Raymond Chandler para disfrutar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s