Jóvenes que me gustan

La semana pasada estuvieron Samanta Schweblin, Mariana Enríquez, Oliverio Coelho y Federico Falco en la librería Libros del Pasaje para charlar acerca de sus novedades. Me perdí la charla, pero Ñ publicó esto que comparto con ustedes, acerca del encuentro.

El miércoles, en la librería Libros del pasaje, en Palermo Viejo, resplandecía tal ventanal. Al otro lado del vidrio –al fondo del local sobre sillones cómodos y con lámparas de luz cálida– cuatro jóvenes escritores argentinos charlaron sobre sus últimos libros; el moderador fue el periodista de la Revista Ñ Diego Erlan y el motivo de la reunión, la presentación de la nueva colección de Emecé, “Cuentos Argentinos”.

Los autores y sus obras: jaros en la boca, de Samanta Schweblin, Parte doméstico, de Oliverio Coelho, Los peligros de fumar en la cama, de Mariana Enríquez y La hora de los monos, de Federico Falco.

Coelho y Falco nacieron en 1977; Schweblin en 1978; y Enríquez, en 1973. Los cuatro también estaban entre la lista de 20 autores que integraban la antología La joven guardia, publicada en 2005. Los une aquí su producción de cuentos, un género que fue desplazado y que va volviendo. Otros nombres aparecieron en Un grito de corazón, una antología de cuentos sobre peronismo. Y fue muy elogiado 76, el libro de relatos de Félix Bruzzone. ¿Serán ellos los herederos de Borges, de Cortázar, de Quiroga y Mujica Láinez? Erlan preguntó si ellos se han impuesto la tarea de renovar el género del cuento. Y también: cómo distinguen cuando un texto incipiente va a terminar como cuento o como novela.

El primero en contestar fue el cordobés Federico Falco, que también es poeta. Dijo que no arranca pensando ni en la extensión del texto ni si pertenece a un género corto o largo, sino que se pone a escribir nomás, con espíritu de juego o de experimentación: “Yo pienso en los textos que junto como elementos que se van generando sobre sí mismos, como simulaciones de bacterias.” Schweblin –que escribe cuentos cortos exclusivamente– especificó su campo de interés: “Me gusta mucho abordar algunos temas de lo fantástico, pero me interesa hacerlo de una manera extremadamente sutil y lateral. Tal vez esto marca una diferencia con anteriores generaciones, que lo abordaban de una manera mucho más frontal”.

Oliverio Coelho y Mariana Enríquez se destacan en novela tanto como en cuento. Enríquez explicó: “Intento que los cuentos estén bien. ¿Renovar el género? No, ya es mucho. Ya es bastante esfuerzo que me conformen a mí y que pueda tener un interés para alguien más.” Coelho coincidió: “Tanto la novela como el cuento son géneros muy difíciles de renovar a esta altura. El problema no es formal en este momento.” Postuló, entonces, que la literatura nueva no depende de innovaciones o reinvenciones del género sino en los universos personales de los autores y como sacan sus voces a la página.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s