Cómo se escribe hoy una historia de amor

Nueve escritores cuentan en Ñ qué recursos utilizan para relatar sus romances. Ellos entregan sus claves y cuentan qué herramientas ya no sirven en nuestra época. Acá rescato las que me parecieron más interesantes…

Ana María Shua, autora de Los Amores de Laurita, afirma que la representación cambia a través del tiempo, pero el amor es el mismo y que lo que cambia es la escenografía, el telón de fondo. “Sin desdicha, separación, pérdida, sufrimiento, no hay novela,” cuenta Ana María Shua. “Por eso no recordamos Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen, como novela de amor, termina demasiado bien, y sí en cambio Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë.” La autora de El Libro de los Recuerdos considera que no hay novela de amor más atroz y desgarradora que Lolita, porque el amor de un hombre mayor por una niña de 12 años “está destinado al rechazo y al horror.

Guillermo Saccomanno, autor de Bajo Bandera y El oficinista, admite su escepticismo y, de plano, descarta el amor, que sería “un absoluto hipócrita dentro de la sociedad capitalista”, dice. Saccomanno descalifica la novela romántica, a la que define como un género “ñoño” que sirve “de consuelo para secretarias, mucamas y amas de casa desesperadas”. El novelista es tajante: “¡Pero de qué amor hablamos, si es tan improbable como la existencia de Dios! Es equívoco hablar de amor en una sociedad donde los chicos se mueren de hambre”.

Imágen: Mark Ryden

Santiago Roncagliolo, autor de Abril Rojo, afirma que le resulta complicado escribir una auténtica historia de amor y acepta su miedo –una marca de época– a caer en las redes de sentimentalismo y la cursilería. El resultado es la novela que publicará en septiembre: Tan Cerca de la Vida. Allí, combina dos géneros literarios: romance y terror. “La gente le tiene miedo al amor y a ser cursi y eso no pasaba antes. En esta sociedad individualista e independiente es más fácil tener sexo que comunicarte con alguien, por eso la única forma de contar una historia de amor es contando una historia de terror”, dice entre risas.

Mariana Enriquez, autora de Los peligros de fumar en la cama, afirma: “No está vigente que la historia de amor sea exclusivamente heterosexual. Las historias de amor tienen que incorporar la diversidad y, al hacerlo, se renueva desde muchos puntos de vista (de tradición literaria, sociológicos) la tradicional novela ‘de amor’. Las historias que me interesan leer se inclinan hacia la pasión perturbadora, la obsesión”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s