De cómo vive un lector en Buenos Aires

Un lector en Buenos Aires puede levantarse de mal humor. De muy mal humor. Puede no atender el teléfono o puede decir “Estoy de mal humor, no quiero hablar” y cortar. Este mismo lector puede enojarse consigo mismo y entonces privarse de leer y rehusarse a agarrar un libro…

Pero lo que seguramente este lector terminará haciendo hoy domingo, y es por eso que en el fondo sabe que tiene salvación, es leer y leer y leer hasta que los ojos ardan. Nanannanana I wanna be sedated!

Imágen: Marcelo Balquinta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s