Editan la poesía completa de Paul Auster

Paul Auster no para, ahora editaron su poesía completa. Seix Barral es la afortunada.

Acá pueden leer la nota que le hicieron en ADN hoy

Y algunos de sus poemas, acá:

Por Paul Auster / Traducción Jordi Doce

De Radios

1
Las raíces se doblan al paso del gusano
y el tamiz del reloj cohabita el corazón
del gorrión: Entre rama y aguja, la /palabra
menosprecia su nido, y la semilla,
mecida por confines aún más simples,
se niega a confesar.
Sólo el huevo gravita.

2
En el agua: mi ausencia en la aridez.
/Una flor.Una flor que define el aire.
En el pozo más hondo, tu cuerpo
/es mecha.

3
La corteza no basta. Envuelve
fragmentos redundantes, no le

/importa cambiar roca por savia, sangre
por azarosos borboteos,
mientras la hoja cuelga picada,
/ moteada
de aire, ¿y por cuánto más, surcada
o envuelta, entre el perro y el lobo,
por cuánto tiempo más habrá de
/ señalarle
al hacha su ventaja satisfecha?

De Exhumación

1
Junto con tus cenizas, las apenas
escritas, arrasando
la oda, las raíces instigadas, el ojo
extranjero; con mano idiota te arrastraron a la ciudad, te ataron
a este nudo de jergas
y no te dieron nada. Tu tinta ha
/aprendido
la violencia del muro. Desterrado,
pero siempre en el corazón
de este silencio solidario, pules las
/piedras
de tierra invisible y allanas tu lugar
entre los lobos. Cada sílaba
es obra del sabotaje.

10
Hielo (quiere decir
que ya nada es milagro,
si ha de ser lo que será: tú
eres los medios y la herida), hielo
saliendo de entre el hielo, y su cadencia
traspasando la tierra roma
donde los cuervos merodean. Dondequiera
que caminas, el verde te habla, resiste. /El silencio
sostiene al invierno frente a frente
con la primavera.


De Escritura mural
Noches blancas (fragmento)

Nadie aquí,
y el cuerpo dice: cuanto se diga
no debe ser dicho. Pero nadie
es un cuerpo igualmente, y lo que
/el cuerpo dice
nadie lo oye
sino tú.

Nevada y noche. La repetición
de un asesinato
entre los árboles. la pluma
se mueve por la tierra: ya no sabe
qué va a ocurrir, y la mano que la
/sostiene
ha desaparecido.
Escribe, sin embargo.
Escribe: en el principio
entre los árboles, un cuerpo vino
/caminando
desde la noche. Escribe:
la blancura del cuerpo
es del color de la tierra. Es tierra,
y la tierra escribe: todo
es del color del silencio. […]
Mentiras. Decretos. 1972

Imaginad:
la palabra reclutadora
que acampó en la miseria
de su cielo inaccesible;
a gritos de distancia,
continúa su guerra
en el tiempo.

Imaginad:
incluso ahora
no se arrepiente de su juramento,
incluso ahora
regresa tartamudo, sin testigos,
a su trono resucitado.
Imaginad:
los que fueron asesinados,
malditos y radiantes a sus pies,
esgrimen los cuchillos
de un silencio modesto, innato,
hasta el fondo
de las callejas de su boca.

Imaginad:
me dirijo a vosotros,
Desde el atardecer del primer día,
inmarchitablemente,
junto a la breve, humana mecha
de la resistencia.

De Fragmentos del frío

Siberiano

Sombra, arrastrada por lobos

y desmembrada, media vida más allá

de cada púa de alambre, ahora te veo,

magnética

delincuente polar, ahora comienzo

a hablar contigo

del jabalí salvaje

de los bosques del sur, del matorral

del roble y el abeto, del vaho de tomillo

y lavanda, llegando incluso

a la lava, escupida por las grietas

/del muro,

para que tú, a contravoz, perdida

en el frío

del más lejano asesinato, puedas

volver flotando

en tu balsa de hielo, transportando

el indecible cargamento

de indulgencias.

Cantera

No más que su canción. Como si

el cantar solo

nos hubiera devuelto a este lugar.

Hemos estado aquí, y nunca hemos

/estado aquí.

Íbamos de camino adonde comenzamos,

y nos hemos perdido.

No hay ninguna frontera

en la luz. Y la tierra

no nos deja palabras

que cantar. Pues el derrumbe de

/la tierra

bajo los pies

es una música en sí misma, y caminar entre estas piedras

no es oírnos

sino a nosotros mismos.

Canto, pues, sobre nada,

como si fuera el sitio

al que no vuelvo…

y si volviera, cuenta mi vida entonces

en estas piedras: olvida

que alguna vez estuve aquí. El mundo

que camina en mi interior

es un mundo fuera de todo alcance.

De Aceptando las consecuencias

Narrativa

Porque lo que sucede jamás sucederá;

y porque lo que ha sucedido

vuelve sin fin a suceder,

somos tal como fuimos, todo

ha cambiado en nosotros, si hablamos

del mundo es sólo

para dejar desdicho

al mundo. Primer invierno: manzanas /amarillas

aún por caer

de un árbol deshojado, las pisadas

de ciervos invisibles

en la primera nieve, y más tarde la

/nieve,

que no cesa. No nos arrepentimos

de nada. Como si pudiéramos permanecer en el silencio

de este único instante

de luz.

En memoria de mí mismo

Sencillamente haberme detenido.

Como si pudiera empezar

donde mi voz se ha detenido, yo mismo

el sonido de una palabra

que no puedo decir.

Tanto silencio

vuelto a la vida

en esta pensativa carne, en este rítmico

tambor interior de palabra:

tantas palabras

perdidas en el ancho mundo

de mi interior, y de ese modo haber

/sabido

que a pesar de mí mismo

estoy aquí.

Como si esto fuera el mundo..

Anuncios

Un comentario en “Editan la poesía completa de Paul Auster

  1. […] Estuve en la entrevista que le hizo Carlos Ruta, rector de la Universidad de San Martín, a Paul Auster el viernes. Desde ahí tuitié frases del mismísimo autor de La invención de la soledad, Sunset Park, La trilogía de Nueva York, Viajes por el Scriptorium, y otras novelas y poemas. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s