¿Por qué repetimos siempre los mismos errores?

Con título de autoayuda, el libro del psiquiatra argentino, discípulo de Jacques Lacan, J.-D. Nasio, se mete en un tema apasionante y logra convertir un texto académico en un libro didáctico. “Repito, luego, ¡existo!” En mis propias palabras, lo que Nasio explica es que el inconsciente posee dos fuerzas, pulsiones, una de ellas es la de vida que nos impulsa a repetir comportamientos felices y otra pulsión, la de muerte, que nos lleva a repetir compulsivamente las conductas que terminan en frustración, fracaso, dolor.

Estas dos fuerzas están en todos nosotros, el tema es en qué medida. Nasio dice que el inconsciente es la repetición. Una pulsión, una fuerza propulsora y soberana. Nuestra vida late al ritmo de la repetición que nuestro inconsciente impulsa. Repetimos las neurosis de la infancia. Pero esta repetición es siempre repetición de algo que jamás se verifica como idéntico. Lo mismo nunca se repite idéntico a sí mismo, por cierto, siempre será reconocible, pero tendrá aspectos sensiblemente diferentes.

Luego Nasio explica cómo se puede rastrear ese trauma de la infancia que repetimos y explica mediante el concepto de goce por qué tendemos a repetir el dolor. ¿Por qué el goce llama al goce? Goce como concreción de emociones agudas, violentas y contradictorias experimentadas por el niño que sufre un traumatismo. Pero el niño no lo puede llamar en el momento en que ocurre, no lo puede simbolizar, es lo que Lacan llama “forclusión”: “Lo que está excluido de lo simbólico reaparece en lo real”. Explica Nasio, “toda emoción fuerte no anclada en la conciencia mediante una representación, una vez relegada en el inconsciente queda aislada, es decir, cortada de la red de todas las demás representaciones inconscientes que se comunican entre sí (…) esto impide distribuir su sobrecarga de tensión entre las demás representaciones. Entonces, de pronto, el goce erra en el inconsciente como una bola de fuego enloquecida en busca de la menor ocasión para elevarse a la superficie y abrasar el cuerpo nuevamente”.

De las respuesta que Nasio da, esa es la respuesta que a mí más me gusta. Pero también existen otras respuestas. Por ejemplo que el goce emerge buscando esa representación que no tuvo en su momento. La respuesta económica dice que el goce traumático infantil tiene que descargar su energía y lo seguirá haciendo hasta que evacúe la sobretensión que generó en el aislamiento. Por eso aparece y aparece… y otras más.

El libro sigue analizando la repetición y los mecanismos que se activan al momento de recrear esos traumas de la infancia. O mejor dicho, cómo es que el goce llama al goce. Es un libro muy interesante, con miradas nuevas acerca del inconsciente y que se presta para el debate. Se los recomiendo.

569944c0

Es de Editorial Paidós. Último detalle:

Algo que me pareció interesante también del libro es la idea, que no es central, de que en la elección amorosa que una mujer hace de un hombre, es mucho más determinante la madre que el padre:

“En la elección de su compañero masculino, la mujer se siente impulsada a repetir el amor preedípico por su madre antes que el amor edípico por el padre. Cuando una mujer ha elegido a un hombre, generalmente encontramos a la madre como la causa profunda de su elección y el padre aparece como la cusa superficial de la misma. La mujer elige a su compañero primeramente bajo la influencia de la relación inconsciente, irrazonada, con la madre y luego bajo la influencia de la relación más superficial de seducción con su padre. En resumen, la mujer repite con su marido el vínculo conflictivo apasionado establecido con su madre durante la infancia o la adolescencia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s