Poema x poema y el mundo quedará alzado

Imagen

No todas las heridas se vuelven perla

Desde ese verano hasta el verano del siguiente año, viví en una habitación que parece la concha de una almeja. ¿Que cómo lo pasé? No hice nada. Sólo respiré sin hacer nada, absolutamente nada. Inhalación y exhalación. Cuando, sin hacer nada, no hago más que respirar, la ventanilla de mi nariz no se diferencia de la ventanilla de la nariz del vacío, mi inhalación es la exhalación del vacío y mi exhalación la inhalación del vacío… Claro que también suspiré. ¡Suspiros! Cada vez que suspiraba, también el vacío se entristecía suspirando largamente. ¿Quién habría sido capaz de alegrarse de mi tristeza? En una habitación que parecía la concha de una almeja viví de la respiración y el silencio. Pensando en que, al pudrirse la herida, la flecha venenosa también se eliminaría. 

En una habitación que parece concha de almeja,
en Autobiografía del hielo, de Choi Seung-Ho.
Traducción Kim Un-kyung. Editorial Bajo la Luna. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s