Borges y Milton en el Boca- Vélez

Anoche en casa, como cada vez que juega Boca, Closs invade el living y el medido Diego Latorre se tira en el sillón con el macho dominante que dispone toda su atención a la indolente pantalla. Putea, se ríe, a veces tuitea y siempre quiere que vea absolutamente toda jugada que considera interesante al cálido: “Miraaa, miraa, no estás mirando! ¿Estás mirando?”. Con mi novela en manos, estoy leyendo Partida de nacimiento, de Virginia Cosin (muy buena), relojeo lo que pasa en el verde cesped. El partido termina 2 a 2 y no es que yo quisiera que gane Boca, porque soy cuerva, pero el macho dominante venía bastante vapuleado del sábado, así que el empate venía a juntarnos a mitad de camino.

Mientras entrevistaban al jugador del partido, Milton Caraglio: “Milton esto, Milton aquello”, recuerdo la frase del poema. El macho sigue en la misma pose, le pregunto si puedo leerle un poema y por supuesto, dice que no. Insisto. Dice otra vez: no. Insisto, te va a gustar (porque si hay algo que me sale fácil es insistir) hasta que accede de tan mala gana que yo disfruto aún más el momento que está por venir. Leo el poema de Borges, el poema que dice: “El consuelo es de Milton y es valiente…” Me pide que lo repita todo otra vez. Lo hago, sin acotar nada. Todos estamos en silencio, Closs, Latorre, Milton, el macho dominante, nuestra gata y yo. Entonces la veo, una pequeña, pequeñísima mueca en sus labios me dice que – una vez más- lo conquisté como una campeona.

torneo-de-verano-1997237
 UN CIEGO

No sé cuál es la cara que me mira
cuando miro la cara del espejo;
No sé qué anciano acecha en su reflejo
con silenciosa y ya cansada ira.
Lento en mi sombra, con la mano exploro
mis invisibles rasgos. Un destello
me alcanza. He vislumbrado tu cabello
que es de ceniza o es aún de oro.
Repito que he perdido solamente
la vana superficie de las cosas.
El consuelo es de Milton y es valiente,
pero pienso en las letras y en las rosas.
Pienso que si pudiera ver mi cara
sabría quién soy en esta tarde rara.

De: La rosa profunda (1975)
BORGES, Jorge Luis. Obras Completas. Tomo III.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s