Lo que el agua promete en librerías

tapas(Lo que el agua promete)
tapas(Lo que el agua promete)

Librería Norte (Av. Las Heras 2225), Eterna Cadencia (Honduras 5582), Mendel Libros (Paraguay 5163), Arcadia Libros (Marcelo T. de Alvear 1548, Guadalquivir (Callao 1012), Clásica y Moderna (Callao 892), A Cien Metros Libros (Almagro) o me escriben por inbox.

Anuncios

Anticipo: Lo que el agua promete

Lo que el agua promete Boceto tapas 5.jpg

La YPF del pueblo es el único lugar

abierto un domingo a esta hora

para un café.

El tiempo en gorras azules.

Vos casi no hablás

y eso me hace sentir mejor.

Me acerco a la basura,

levanto diarios que no quiero.

Debajo encuentro

una publicación a colores, dice:

Familia de zarigueyas…

Una se llama Marmosa Elegante

Thylams elegans.

Siento que es una criatura

en verdad muy hermosa.

***

La publicación,

tuve suerte de que

nadie más la quisiera

zarigüeya acuática o chichica

todo parece necesario

chichica

en la ypf del pueblo

marmosa común

mientras esperamos tu cuerpo

comadrejita patagónica

un viaje en kilómetros

zarigüeya de cuatro ojos

tu risa de cabeza para atrás

sabías todas las palabras del mundo

resolvías crucigramas en minutos

estarías ahora conmigo

escuchándome atenta

pronunciar

Myrmecobius fasciatus

sin reír

con suma atención.

***

La vida bajo las olas

está llena de burbujas

de algas teatrales

que acercan sombras frías,

pero la luz persiste al nado

y a la inercia del cuerpo

que conduce la corriente

a tus pies de cedro.

***

Preparo panqueques.

Me siento tranquila,

adulta.

La masa se desliza

conmigo

y no es eso

es la cadera

y cómo mis brazos

se balancean a la par

con una energía que fluye

adentro, orgánica.

El panqueque sale perfecto

y me arrastra al fondo

donde la sartén es un arma

y yo

todo lo aprendido.

***

Un puerto es un lugar de destino

también un origen.

Hogar de tránsito

refugio de tormentas.

Todo lo que el agua promete

no se vuelve amparo.

Lo que el fuego combate

brilla sin parar.

***

Próximamente, publica Huesos de Jibia

***

“Como Henry Michaux afirmara: “he visto el agua que se guarda de correr”, Gabriela Larralde, en palabras burbujeantes, aunque ellas mismas ya sean “parte del pasado”, insiste en provocar un aparentemente falso vacío posterior que se colma y calma con imágenes que se evaporan entre escamas de sed complementarias al propio fuego de la complicidad falsamente involuntaria”. Fernando Noy.

“Es un libro de destellos, fogonazos, casi como parpadear. Esos instantes donde se dice todo, así, de una vez, con la duración del obturador de una cámara. Nunca conoceremos la forma de despedirnos de las abuelas amadas. La poesía acaso las salude mientras a nosotros nos queda la rabia del silencio”. Julia Magistratti.

“Como si la vida no fuera más que la voluntad de la permanencia o la permanencia de la voluntad, los recortes de una familia se reúnen entre lo que vive y lo que muere. Somos un elemento parecido al aire. Enemigos del agua, pero calmos en ella. Mamíferos que buscamos el faro, ese origen. Gabriela lo encuentra en este libro. Ahora sí, sugiere, podemos saltar al agua”. Natalia Romero.

**************************************************************

Gabriela Larralde. Buenos Aires, 1985.

Publicó el libro de poesía Las cosas que pasaron (2013, Huesos de Jibia); Los Mundos Posibles, un estudio acerca de la Literatura LGBTTTI para niñxs, (2014, Título, Blatt & Ríos) y el libro de cuentos Soluciones Quirúrgicas (2015, Zona Borde). Participó en diversas antologías y publicaciones literarias y académicas.

Es docente de la carrera Artes de la escritura en la Universidad Nacional de las Artes (UNA). Organiza el ciclo de poesía Rumiar Buenos Aires desde 2013 y se desempeña como encargada de comunicación de la Red Federal de Poesía desde 2015. Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA) y cursó periodismo en TEA. Trabaja como guionista, investigadora, y periodista para diferentes medios, marcas y empresas.

Presentación de Tinta Viva en NY

Me caen bien los libros que no encuentran estante como Tinta Viva. Es un libro de ilustración, pero también cuenta una historia. Es una historia repleta de dibujos ¿Es un libro sobre danza? Bueno, también describe una clase de danza… Entonces me imagino al librero con un ejemplar en la mano de un lado al otro del local: “Señor, paré de sufrir ¡Tinta Viva a la vidriera!”.

Tintaviva-1-768x672

Klinko logra con este, su primer libro, hacernos pasear -ya no por la librería- sino por las zonas de nuestro cuerpo, dormidas, a medida que avanza la tinta sobre las páginas. Me gusta pensarlo como un libro objeto. Aquel que debería estar siempre en una mesa ratona para toquetear, mirar, encontrarle nuevas formas, para que acompañe.

El 12 de mayo se presenta en Nueva York (19 hs Centro Cultural Barco de Papel
40-03 80th St Queens, NY 11373) y se va a comercializar en Mcnally Jackson .

unnamed

Tinta Viva, notas sobre danza contemporánea, se consigue en Bs As en las librerías:

>Tienda Malba (Figueroa Alcorta 3415, CABA)
> Eterna Cadencia (Honduras 5574, CABA)
> Espacio Moebius (Bulnes 658, CABA)
> Colastiné Libros (Mendoza 2620, CABA)
> A 100 metros de la orilla (Defensa 912, CABA)
> Caleidoscopio (Echeverría 3268, CABA)
> Vía Facebook

7 años en la guerrilla de la lectura

WordPress me avisa que eblogtxt cumple años. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete años en los que escribí 1.135 posteos sobre libros que me gustaron o llamaron la atención por algo. En estos siete años, pasaron 406.246 personas y comentaron 10.789.

La verdad es que es un lindo balance para un espacio que siempre mantuve sola, que nunca recibió publicidad ni dinero, pero que fue posible gracias a todos los que visitaron y comentaron, que creció con el apoyo de las editoriales que me envían sus libros.

eblogxt tuvo momentos, como mi vida, de auge y abandono, pero nunca dejé de escribirlo y aún hoy sigue en pie. No sé por qué… Debería cerrarlo, a veces lo pienso, pero después una persona deja un comentario, dice que va a comprar un libro, que gracias por recomendar, y bueno, acá sigo, atrás de la pantalla, en la guerrilla de la lectura.

Gracias Mache González, ilustrador que acompañó al blog desde el comienzo con sus dibujos y banners:

eblogtxt banner 02 eblogtxt-banner-04 cumple eblogtxt-banner-NIÑA

y gracias a mi entonces amigo Lalo Zanoni, por regalarme el nombre (el blog comenzó siendo un brazo de eblog.com.ar) y por empujarme a hacerlo. Ahora, todo queda en familia.

Recomendaciones: Zindo & Gafuri

Vengo festejando con lindas lecturas a la editorial Zindo & Gafuri. Ahora el festejo se hace post para compartir y difundir a dos poetas interesantes de mi generación: Ana Claudia Díaz y Alejandra Saguí.

Interesantes por varios motivos, Ana Claudia en Conspiración de perlas que trasmigran trae una voz propia distinta a lo que se viene escribiendo. Pareciera que escribe en otra época, o desde otro lugar. Su poesía no se parece a nada, ni a nadie y eso hace importante, necesaria, su lectura. Alejandra Saguí, por su parte, se arriesga, improvisa, parece un libro que no teme y eso también me cae bien. Ambas, nacieron en la provincia de Buenos Aires, Santa Teresita y Bahía Blanca, respectivamente, algo en el aire las une, pero no se puede agarrar, ¿será el mar? Creo que no se conocen, ojalá lo hagan. Ojalá en Argentina las nuevas editoriales de poesía no sean casas circunstanciales, sino constructoras de identidad. Larga vida, entonces, a Zindo & Gafurí y sus hermosas tapas.

IMG_20151102_094048

Ana Claudia Díaz- Lo que va en el río

Y todo es eco.

O todo se dice en otra parte.

Pero nadie nos mostró la superficie. Tanto atardecer y magos y dioses. Tanta gracia pálida genera una frontera. Camalotes que trae el río hasta esta orilla. Arrastrados en todo lo anaranjado que una tarde puede llegar a ser. Cuevas cubiertas de mil malvones violetas o fresias. Laberintos artificiales para confundir a quien se adentra. Y se enreda todo. Hasta que eso mismo se entienda al derecho y al revés. Igualdad. O resonancia en una caja para prolongar o hacer. Un elástico de inmensidad que corre a trasfondo.

Alejandra Saguí- Pareidolia

Qué querés que te diga

ahí: una canilla entre dos grifos

sí, pero se me hace nariz

vos decís: se manda la parte

está quien dice son talismanes

los tubérculos conformes a cuerpos

o tres marías los lunares

en el dorso de la mano

lo niego, no

está la cinta del caset entre los cables

sí, pero me suena al arroyo

veo vértebras

en su oleaje

el coxis

apuntando al entubado

y el empedrado

en el garabateo del cuaderno

es así, todo pliegue en la tierra es cuelo

ombligo: cada punto seguido

domingo: el canto depre de los loros

polvo: esa gaviota que sube

el grito: cada voluta del polo

suerte

que un soplo hoy calmó las

acá sentada: sólo siluetas difusas

sí, pero me huele a suplente

esperando en el banco.