Tim Burton convocó a escribir un cuento por Twitter

El proyecto se titula Tim Burton’s Cadavre Exquis. Se trata de la conocida técnica de cadáver exquisito originada por los surrealistas a mediados de los años 20 donde dentro de un grupo de personas cada uno va añadiendo frases a una hoja de papel para crear una historia. Burton empezó el juego con una frase detallando las aventuras de su conocido personaje Stainboy y está pidiendo a los usuarios contribuir con una línea a la historia con el tag #BurtonStory. Los mejores ’tweets’ del día se eligen para continuar la historia, desde hoy y hasta el 6 de diciembre.

Este experimento coincide con una retrospectiva de Tim Burton, que abrirá sus puertas en Toronto el 26 de noviembre en el TIFF Bell Lightbox, la nueva sede del Festival Internacional de Cine de la ciudad. Esta muestra de la carrera del director de cine ya pasó por el MoMa de Nueva York convirtiéndose en la tercera exposición más vista de la historia del museo.

Microficción de un domingo que no quiere terminarse…

Como la del cuento, esta sirenita también está enamorada, también pasa horas sobre una roca, el viento ondeando sus cabellos largos, soñando con un amor imposible. Hay anhelos, pasiones, contra las que la naturaleza y el grupo se rebelan; deseos prohibidos. Se zambulle de nuevo, y nada junto a los suyos, sabiendo que nunca la entenderían, que si supieran la verdad la repudiarían y expulsarían del grupo. Sólo es feliz cuando puede escaparse e ir a su encuentro. Y entonces el tiempo parece detenerse, hablando, jugando, riendo, nadando juntas, disimulando un poco, deseando poder amarse sin secretos, las dos sirenitas.

Sirenita enamorada, Jordi Cebrián.

Murió David Lagmanovich

En medio de la muerte de Néstor Kirchner que obviamente inundó los medios, me perdí esta noticia. Hoy me entero que el Martes falleció David Lagmanovich, gran escritor, académico y noble persona.

Hace un mes hablé con él por teléfono, la idea era organizar una charla sobre Microficción cuando viniera antes de fin de año a Buenos Aires, vivía en Tucumán. Un hombre amable, inteligente y con una gran energía. Nos quedan sus investigaciones, su trabajo y sus textos para siempre.

ampliar fotoEl destacado escritor y linguista tenía 83 años. Fue docente en la UNT, en la Unsta y en varias universidades de EEUU y Europa. Sus restos fueron velados en una sala del pasaje Padilla. Nacido en Córdoba, se trasladó siendo aún un niño a Tucumán, donde cursó sus primeros estudios. Desde entonces, le ha puesto el cuerpo y el corazón a la palabra y a la escritura.  

Leer más »

Rehabilitación

Descubrieron que hay peces con insomnio. Lo primero que Juana pensó fue: “Los peces –entonces- duermen” y lo primero que dijo: “Los peces están en crisis”. El estudio aseguraba que el descubrimiento ayudaría a tratar el insomnio en seres humanos. “Nadie piensa en los peces” dijo Juana inmóvil, rígida, preocupada, sin párpadear. Sintió como por la frente le caía una gota de transpiración, “Qué calor”, pensó y su Padre que estaba sentado a su lado sentenció: “Otra vez Juana! Vamos a tener que llevarte nuevamente a la granja si seguís consumiendo”.

Gaby Larralde.

Martín Gardella presenta Instantáneas

En el Centro de la Cooperación Floreal Gorini (CCC) se presenta esta tarde el libro de microcuentos de Martín Gardella, Instantáneas.

De sus microficciones ya estuvimos hablando en otro post, así pues, avisados, a partir de las 19 horas, Corrientes 1543. Sala Dubrovsky, 3er piso.

Además, se presentará también Una simple palabra la novela de Claudia Cortalezzi también editada por Andrómeda. Salut!

Una misión imposible

Me encanta espiarla todas las mañanas, escondido detrás de una ventana entreabierta del dormitorio, mientras ella se pasea desnuda por la vivienda de enfrente. Pienso entonces en mil formas de acceder a esa hembra hermosa que me vuelve loco, pero todos mis planes se frustran antes de ejecutarlos. Si tan solo pudiera cruzar la calle angosta que nos separa e invitarla a dar al menos una vuelta a la manzana, sería más fácil. Pero, no hay manera, pobrecita. Ella está desde hace años en cautiverio, oprimida tras unas elevadas paredes impenetrables, sin tener siquiera un patio al que asomarse, para verme mover la cola de contento, o permitir que la visite para regalarle un hueso.

Martín Gardella

Microficción de Viernes

Descubrí que las muñecas de mi hermana cobran vida en la madrugada. Abandonan, delicadamente, la casita en miniatura de la habitación contigua y entran en la mía, semidesnudas, para colarse en el cajón de mis muñecos articulados. Hago silencio para no molestarlos y, con los ojos cerrados, escucho el sonido del plástico retorciéndose, galopante contra la caja de madera. Media hora más tarde, se retiran sonrientes y despeinadas, con su flexible cuerpo agotado y la misión cumplida.
El episodio se repite, indefectiblemente, noche tras noche, aunque hoy, promete ser diferente. Asomado a la puerta de mi cuarto, el alegre rostro plástico de la muñeca gigante que le obsequié a mi hermana por su cumpleaños, observa el grueso candado que coloqué en el cajón de los juguetes y me guiña un ojo. Todos duermen, excepto nosotros.

Las visitadoras, Martín Gardella.

Visiten el blog de Martín Gardella que proximamente sacará su libro de microrrelatos Intantáneas.  

El mundo desde una lupa

Les dejo la desgrabación de la Cumbre de Microficción que hicimos el Martes pasado en Eterna Cadencia. Estuvimos charlando con Ana María Shua, Raúl Brasca, Fabián Vique y Juan Romagnoli.
Ana María Shua y Juan Romagnoli llegan casi al mismo tiempo, poco antes de las 19. Los invitamos a pasar al living donde los esperan para grabar unas entrevistas con Canal à. Ani pregunta “¿Lo esperamos a Raúl para arrancar?” No hace falta: ahí llega Raúl Brasca con una sonrisa que va a mantener durante todo el encuentro. Fabián Vique, el último en entrar, cuando ve la cámara prendida sobre los ojos de Ani determina: “Ella es la vedette de la microficción”. Terminan las entrevistas, nos ubicamos todos en la mesa, aceptan las copas de vino, Raúl asegura que irá por otra más. El salón está casi lleno, las mesas han sido compartidas. Comienza el microencuentro, pueden escuchar las lecturas aquí.
 
¿Cómo llegaron a leer y escribir microrrelatos?
 

Microficción de Lunes

Harto de la moda de los suicidios ferroviarios, el Gobierno ordenó el diseño de trenes provistos de un aparato en forma de embudo que, colocado al frente de las unidades, succionaba a los suicidas y evitaba el impacto sumergiéndolos en un colchón de aire. Allí flotaban los suicidas hasta que eran depositados en habitáculos acondicionados especialmente. Al llegar al final del trayecto, la policía ferroviaria los trasladaba al Pabellón de los Asesinos de Sí Mismos, donde se los sometía a juicio, con las garantías legales correspondientes, y se los condenaba a la silla eléctrica.

El fín de los suicidas ferroviarios, Fabián Vique.

Tuve mucha suerte, porque el autor se olvidó el martes pasado su libro La vida misma y otras minificciones en la mesa que compartimos. Mientras, yo retraso nuestro próximo encuentro. Durante estos días, el libro es mío. Shhh. Les recomiendo su blog, De las aves que vuelan me gusta el chancho,  muy bueno.

Cumbre de Microficción

microficción en eterna cadencia

Mañana a las 19, dentro del ciclo de los Martes de Eterna Cadencia, Ana María Shua, Raúl Brasca, Juan Romagnoli y Fabián Vique participan de un encuentro donde hablarán de los secretos y placeres de la microficción y leerán algunos textos. Con entrada libre y gratuita.

Finca Las Moras auspicia el ciclo e invita al público asistente con una copa de Alma Mora.

Leer más »

El mundo entero a golpe de vista

La microficción aspira a la perfección: “Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata”, dice David Lagmanovich.
Por G.L.

Los conocemos con el nombre de microcuentos, microrrelatos, microtextos, minificciones o textículos, y algunas definiciones los encierran en “la narrativa que ocupa el espacio de una página”. La norma principal pareciera ser su duración, la idea de que se pueda leer de un solo vistazo. Sin embargo, el escritor David Lagmanovich en su libro El microrrelato. Teoría e historia va más allá y afirma que la naturaleza del microrrelato no consiste solo en la extensión del texto, aunque sea su principio, sino también en sus rasgos: “Se busca la perfección. Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata. Todas las palabras son importantes”.

El primero microtexto que se cita al evocar el género es el del escritor guatemalteco Augusto Monterroso:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Tal es la fama que adquirió esta minificción en el mundo que el especialista mexicano Lauro Zavala escribió en 2002 El dinosaurio anotado, una recopilación de decenas de microrrelatos que surgieron a partir de la influencia de éste. Uno es el caso del escritor español Juan José Merino:

Al despertar, Augusto Monterroso se había convertido en un dinosaurio. “Te noto mala cara”, le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina.

Eduardo Berti escribió, también, en esta línea  “Otro dinosaurio”:

Cuando el dinosaurio despertó, los dioses todavía estaban allí, inventando a la carrera el resto del mundo.

Leer más »

El feriado amerita Happy Hour de café

Estoy segura que a mi vecino El Sommelier de café, le gustaría este microtexto…  

En cierta ocación, mi madre puso agua a hervir para hacer té, pero casi de inmediato mi padre dijo que, pensándolo bien, prefería tomar café.

– Está bien- aceptó mi madre y arrojó el agua que ya estaba hirviendo en la pava para poner en el fuego agua nueva. Yo, al verlo, me desternillé de risa, pero mi padre dijo que él reconocía una gran diferencia entre el agua para hacer té y el agua para hacer café.

– Puede muy bien ocurrir que, si no se cambia el agua, el café sepa un poco a té.

 

Dos mujeres, Harry Muslich.

(Extraído de Historias Encontradas, compilador E. Berti)