Recomendaciones: Zindo & Gafuri

Vengo festejando con lindas lecturas a la editorial Zindo & Gafuri. Ahora el festejo se hace post para compartir y difundir a dos poetas interesantes de mi generación: Ana Claudia Díaz y Alejandra Saguí.

Interesantes por varios motivos, Ana Claudia en Conspiración de perlas que trasmigran trae una voz propia distinta a lo que se viene escribiendo. Pareciera que escribe en otra época, o desde otro lugar. Su poesía no se parece a nada, ni a nadie y eso hace importante, necesaria, su lectura. Alejandra Saguí, por su parte, se arriesga, improvisa, parece un libro que no teme y eso también me cae bien. Ambas, nacieron en la provincia de Buenos Aires, Santa Teresita y Bahía Blanca, respectivamente, algo en el aire las une, pero no se puede agarrar, ¿será el mar? Creo que no se conocen, ojalá lo hagan. Ojalá en Argentina las nuevas editoriales de poesía no sean casas circunstanciales, sino constructoras de identidad. Larga vida, entonces, a Zindo & Gafurí y sus hermosas tapas.

IMG_20151102_094048

Ana Claudia Díaz- Lo que va en el río

Y todo es eco.

O todo se dice en otra parte.

Pero nadie nos mostró la superficie. Tanto atardecer y magos y dioses. Tanta gracia pálida genera una frontera. Camalotes que trae el río hasta esta orilla. Arrastrados en todo lo anaranjado que una tarde puede llegar a ser. Cuevas cubiertas de mil malvones violetas o fresias. Laberintos artificiales para confundir a quien se adentra. Y se enreda todo. Hasta que eso mismo se entienda al derecho y al revés. Igualdad. O resonancia en una caja para prolongar o hacer. Un elástico de inmensidad que corre a trasfondo.

Alejandra Saguí- Pareidolia

Qué querés que te diga

ahí: una canilla entre dos grifos

sí, pero se me hace nariz

vos decís: se manda la parte

está quien dice son talismanes

los tubérculos conformes a cuerpos

o tres marías los lunares

en el dorso de la mano

lo niego, no

está la cinta del caset entre los cables

sí, pero me suena al arroyo

veo vértebras

en su oleaje

el coxis

apuntando al entubado

y el empedrado

en el garabateo del cuaderno

es así, todo pliegue en la tierra es cuelo

ombligo: cada punto seguido

domingo: el canto depre de los loros

polvo: esa gaviota que sube

el grito: cada voluta del polo

suerte

que un soplo hoy calmó las

acá sentada: sólo siluetas difusas

sí, pero me huele a suplente

esperando en el banco.

Poema x poema y el mundo quedará perro

perro_blog

El mundo se puso patas para arriba cuando hice castrar a mi perro. Su comportamiento mejoró sustancialmente y yo estaba muy conforme. Dejó de perseguir a las perritas, no se ponía tenso frente a los machos, hasta dejó de mostrar los colmillos. El problema era que les hizo perder la cabeza demasiadas veces. En especial a los jóvenes, inexpertos, pero también a los grandes con sus sentidos debilitados, se pegaban a él, olvidándose de sus dueños. Bueno, Floki, pero sino es una perrita, se sonreía una mujer mayor. Continuamente tenía que estar explicando a los desconocidos que mi perro era macho, entonces ellos tiraban de la correa de sus perros. Lo más divertido eran los encuentros con los vecinos, que antes ponían en guardia a sus hijos contra mí y ahora en cambios, sus perros se babeaban alrededor del culo de mi perro. La señora del décimo piso se puso colorada como un tomate arrastrando a su terrier, mientras que otros después por prevención ¿para no pasar vergüenza? cruzaban la calle y nos evitaban haciendo un gran desvío. Tuvimos que buscar compañía en terrenos desconocidos. Y para que pudiera correr con otros perros, preferí no hablar de su sexo. Me parecía que no tenía sentido hacer de mi perro el campo de batalla para cambiar el mundo. Y mis críticos evaluaron que yo estaba evolucionando porque pasé de los poemas de maricas a los poemas de perros.

Mi perro. Brane Mozetic. Bajo la luna. 

Poema x poema y el mundo quedará Houellebecq

Quienes no conocían a Michel Houellebecq tal vez escucharon hablar de él hace unos días porque estuvo caricaturizado en la portada del número de Charlie Hebdo el día del atentando. En el post anterior hablé de él como novelista, no quería dejar pasar su faceta poeta y compartir unos poemas suyos que me gustan.

El día se levanta y crece, recae sobre la ciudad
Hemos atravesado la noche sin encontrar alivio
Oigo los autobuses y el rumor sutil
de los intercambios sociales. Accedo a la presencia.
Hoy tendrá lugar. La superficie invisible
que delimita en el aire nuestros seres sufrientes
se forma y endurece a un ritmo terrible;
El cuerpo, el cuerpo no obstante es una pertenencia.
Hemos atravesado fatigas y deseos
sin reencontrar el sabor de los sueños de infancia
ya no queda gran cosa al fondo de nuestra sonrisa,
somos prisioneros de nuestra transparencia.
***
Me crucé con un gato callejero, 
su mirada me tetanizó;
El gato se revolcaba en el polvo, 
Legiones de insectos salían de él. 
Tu rodilla de joven otaria, 
Enfundada en unas medias rejilla, 
Se doblaba sin hacer ningún ruido;
En la noche, titilan los ausentes. 
Me crucé con un viejo proletario
Que buscaba a su hijo desaparecido
En la torre GAN, el cementerio
De los revolucionarios desengañados. 
Tus ojos se paseaban por las mesas
Como la torreta de un tanque;
Puede que fueras deseable, 
Pero yo estaba definitivamente harto. 
.
Todos estos poemas están reunidos en Poesía, Michel Houellebecq, edición bilingüe, Anagrama, 2012.

Borges y Milton en el Boca- Vélez

Anoche en casa, como cada vez que juega Boca, Closs invade el living y el medido Diego Latorre se tira en el sillón con el macho dominante que dispone toda su atención a la indolente pantalla. Putea, se ríe, a veces tuitea y siempre quiere que vea absolutamente toda jugada que considera interesante al cálido: “Miraaa, miraa, no estás mirando! ¿Estás mirando?”. Con mi novela en manos, estoy leyendo Partida de nacimiento, de Virginia Cosin (muy buena), relojeo lo que pasa en el verde cesped. El partido termina 2 a 2 y no es que yo quisiera que gane Boca, porque soy cuerva, pero el macho dominante venía bastante vapuleado del sábado, así que el empate venía a juntarnos a mitad de camino.

Mientras entrevistaban al jugador del partido, Milton Caraglio: “Milton esto, Milton aquello”, recuerdo la frase del poema. El macho sigue en la misma pose, le pregunto si puedo leerle un poema y por supuesto, dice que no. Insisto. Dice otra vez: no. Insisto, te va a gustar (porque si hay algo que me sale fácil es insistir) hasta que accede de tan mala gana que yo disfruto aún más el momento que está por venir. Leo el poema de Borges, el poema que dice: “El consuelo es de Milton y es valiente…” Me pide que lo repita todo otra vez. Lo hago, sin acotar nada. Todos estamos en silencio, Closs, Latorre, Milton, el macho dominante, nuestra gata y yo. Entonces la veo, una pequeña, pequeñísima mueca en sus labios me dice que – una vez más- lo conquisté como una campeona.

torneo-de-verano-1997237
 UN CIEGO

No sé cuál es la cara que me mira
cuando miro la cara del espejo;
No sé qué anciano acecha en su reflejo
con silenciosa y ya cansada ira.
Lento en mi sombra, con la mano exploro
mis invisibles rasgos. Un destello
me alcanza. He vislumbrado tu cabello
que es de ceniza o es aún de oro.
Repito que he perdido solamente
la vana superficie de las cosas.
El consuelo es de Milton y es valiente,
pero pienso en las letras y en las rosas.
Pienso que si pudiera ver mi cara
sabría quién soy en esta tarde rara.

De: La rosa profunda (1975)
BORGES, Jorge Luis. Obras Completas. Tomo III.

El ABC de Michel Houllebecq y su relación con Charlie Hebdo

ultima-portada-Charlie-Hebdo-atentado_EDIIMA20150109_0446_5

(Columna Radio Ciudad. Séptimo Día. Domingo 11.01.2015)

El libro del que está hablando todo el mundo hoy se llama SUMISION, es la última novela del polémico escritor francés, Michel Houllebecq. ¿Por qué está hablando todo el mundo de este libro? Bueno, porque se publicó unas horas antes del atentado a la publicación Charlie Hebdo en Francia y es una novela que está situada en el 2022 en ese país donde gana las elecciones presidenciales un grupo musulmán. Ahora les voy a contar más acerca de esta novela, pero antes que nada quién es el autor.

Probablemente muchos conozcan a Michel Houllebecq por su novela “Las partículas elementales” (en 1998 fue el fenómeno literario del año). En aquella novela lo que Houllebecq se recibe de polémico porque plantea con mucho humor y sarcasmo una crítica a la Generación del mayo ´68. Es la historia de dos hermanos, uno biologo y otro profesor de literatura que fueron abandonados de niños por su madre hippie que se quedó a vivir a una comunidad en California. La novela muestra como estos dos hombres, cuarentones, se relacionan con la sexualidad y pone en evidencia como la sociedad da lugar a una velocidad tal del placer que no deja tiempo al deseo, y sin deseo lo que aparece es la desesperación.

Apenas cuatro años antes había publicado su primera novela “Ampliación del campo de batalla”. También publicó “Lanzarote”, “El mundo como supermercado”, “Enemigos públicos e Intervenciones”. Todas novelas publicadas por Anagrama. Pero a mí también me gustaría rescatar su poesía, recientemente publicada en Argentina por Anagrama (2012). Donde se puede observar su modo de ver el mundo. Por ejemplo en uno de los poemas que yo encontré esta mañana dice:

 “Toda sociedad tiene puntos débiles, sus llagas. Meté el dedo en la llaga y apretá fuerte. solo así serás verdadero”.

Qué hizo esta vez, bueno justamente meter el dedo, el codo, la cabeza en la llaga. Porque el mismo día del atentado a la publicación Charlie Hebdo, se publica oficialmente “Soumission” (Sumisión), un libro de política-ficción sobre el triunfo de un partido musulmán en francia. La editorial que no es Anagrama sino Flamarion tuvo que reforzar la seguridad.

Sumisión hace referencia a la traducción de la palabra Islam, que significa Sometimiento a Dios. Estamos hablando de una primera tirada de 150.000 ejemplares. El sábado anterior al atentado, en una entrevista, Houllecbeq decía “Utilizo el recurso de asustar”, y seguía “no se sabe bien de qué se tiene miedo”, si de la extrema derecha o de los musulmanes.

La novela está situada en 2022, al final de un hipotético segundo mandato del presidente François Hollande. En una Francia fracturada, Mohammed Ben Abbes, líder imaginario del también ficticio partido de la Fraternidad Musulmana derrota en las elecciones al Frente Nacional de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales gracias al respaldo de los partidos tradicionales de izquierda y derecha. El nuevo jefe de Estado es presentado como un musulmán “que defiende valores”: patriarcado, poligamia, velo islámico, que las mujeres regresen al ámbito exclusivo del hogar, fin de la libertad de conciencia y conversión al Islam. Francia se transforma por completo, al igual que el narrador, un profesor de la Sorbona convertida en “Universidad Islámica”.

En 2001 el escritor fue llevado a los tribunales franceses por cuatro agrupaciones musulmanas que lo denunciaron porque en una entrevista dijo que el islam era la religión más tonta. Lo cierto es que hoy la promoción del libro se canceló y nadie sabe dónde se encuentra Houllebecq, que al parecer dejó la París. Muchos dicen que se fue de la ciudad por miedo (abono esta teoría), pero lo cierto es que no es la primera vez que huye en medio de la presentación de un libro suyo. Lo hizo el año pasado cuando sacó su propio documental, que recomiendo, “El secuestro de Michel Houllebecq”

Poema x poema y el mundo quedará hortensia

Desde hace un tiempo quiero escribir sobre una poeta argentina que se llama Diana Danessa. La conocí por trabajo hace unos años y rápidamente empezamos a pasarnos autores y lecturas. Hace casi un año que compartimos la escritura, lo que nos funde en una profunda amistad de la cuál estoy muy agradecida.

Acá les dejo Hortensias, uno de los poemas suyos que más me gusta, pero hay más y habrá muchos más. Grandes augurios para la chica del sol: http://solesdeletras.blogspot.com.ar/ (su blog)

3745123537_a3f8253bfa

Hortensias en el jardín. 

Nunca me gustaron las hortensias.

En la casa de mi abuela había una planta

en el cantero de adelante, antes de la reja.

Las hermanas de mi abuela me decían

que las mujeres de las casas donde había hortensias

no se casaban nunca.

Y yo me quería casar.

Así que le rogué a mi mama que no pusiera nunca

hortensias en el jardín.

Pasó el tiempo

mi abuela murió y vendieron la casa

con las hortensias que aun permanecían.

Cada vez que hoy

paso caminando por la casa

que era de mi abuela y

veo las hortensias

estiro la mano por entre la reja

en el intento de acercarlas a mí.

Poema x poema y el mundo acabará ñato

Otro poeta que escuché en El Rayo Verde este sábado fue Franco Rivero. Acá les dejo uno de sus poemas que me gustó mucho y porque si aparece una abuela en un buen poema, debe ser compartido, creo yo, o se te borra en ese instante un recuerdo con la tuya.

1533769_280806988733295_1900317018_n

RAFAELA
mi abuela me dijo
esa vez
que si pudiera dormir bien
moriría más pronto
tosía
tosía de noche
mucho
comía menthoplus
siempre tenía un paquetito debajo de la almohada
el asma no se cura en el campo
en el campo todo es natural
hasta el dolor
ella se sentaba en la cama cuando
la tos
le despertaba
(al principio me daba enojo
soy humano ergo egoísta
como todos)
tosía de sentada
decía que era más fácil
así
empezó a hablarme en la oscuridad
entretosidas
me convidaba del paquetito como para compensarme
el sueño interrumpido
y esperaba la muerte
comiendo menthoplus.
.