Recomiendan eBlogtxt en La Nación

 

Tengo algunas sospechas de que el periodista lo haya hecho para tener sexo conmigo… Pero, no sé! Capaz soy yo, la mal pensada. Si quieren leer las otras recomendaciones entran acá. 

Anuncios

La película sobre Hemingway & Gellhorn

Generalmente no hablo de cine pero me tomo una licencia, ya que la película que voy a recomendar cuenta parte de la vida del gran escritor Ernest Hemingway y de la corresponsal de guerra Martha Gelhorn.

“Hemingway y Gelhorn” es una historia de amor, pero también es una historia acerca de la soledad, acerca de lo ingrato que son – a veces- las búsquedas. Aquellas búsquedas personales que pueden llevarte una vida e incluso llevarse tu vida. Como el caso de Martha Gelhorn que no puede dejar de cubrir guerras y como el caso de Hemingway que termina suicidándose.

Se conocen en 1963 en Key West. Él ya era un escritor reconocido que narraba su época con pasión, ella buscaba ser corresponsal de guerra. Se van juntos a la guerra civil española y ahí se enamoran. El magnetismo de la pareja es tan único como destructor. Se casan en 1940 y se involucran tanto en Hollywood como en la Casa Blanca. Pero sus caminos comienzan a separarse. Ella quiere seguir cubriendo guerras, él quiere quedarse en Cuba a escribir y hacer el amor todo el día.

Hemingway es interpretado por Clive Owen, Gelhorn por Nicole Kidman. Robert Duvall hace un personaje divino, un general ruso y Rodrigo Santoro interpreta a un patriota español Paco Zarra. Santiago Cabrera a un joven Robert Capa.

Ah, una cosa más. El final, me partió el corazón. Sólo recuerden la escena del cuervo.

El trailer:

Y acá abajo les dejo fotos REALES de la pareja (soy tan genia, ya sé)

 

Leer más »

En lo que disiento con Umberto Eco

Confesiones de un joven novelista es un muy buen libro para gente que escribe y un buen libro para gente que lee mucho. Me refiero a que sin llegar a ser técnico se refiere a cuestiones que son más del universo del análisis.

Como una de las primeras problemáticas interesantes, Eco plantea la pregunta acerca de la creatividad en la escritura. Va a preguntarse por qué la escritura científica es considerada menos creativa que la de ficción. Se pregunta ¿Es Lacan más creativo que Cervantes? ¿Darwin que Melville? Y – luego- contesta: “Esto sucede porque en un ensayo teórico normalmente uno pretende demostrar una tesis determinada o dar una respuesta a un problema concreto, mientras que en un poema o en una novela, lo que uno pretende es representar la vida con todas sus contradicciones“.

Luego, Eco habla acerca de sus obras, los problemas con los que se encontró al realizarlas y las soluciones que le fue dando. En Construyendo un mito, por ejemplo, explica cómo necesita visitar cada lugar que describe y hasta hacer mapas para no perderse ni tirar datos erróneos.

Lo que creo, en este punto, es que no fue sincero. Sus suspuestas ayudas para los escritores a los que les habla no atacan al corazón del relato en ningún momento. Eco indica cuestiones estéticas, de figura, pero no de fondo. En este sentido, prefiero mil, qué digo mil, dos mil veces a nuestro Abelardo Castillo en Ser Escritor, por poner una obra.

Otra cosa que no comparto es esta idea que él plantea sobre que es lo mismo que un personaje haga una cosa u otra: “¿Era necesario para Roberto presenciar la muerte de Richelieu (en La isla del día de antes)? En absoluto, mi relato hubiera sido el mismo (…) Simplemente quise describirlo”. Esto creo que es un error de concepción. Por lo menos ahora puedo entender por qué su literatura no me llega del modo que otras sí. En parte, por esto! Se nota. Se nota que su ego está por encima del personaje. ¿Cómo va a ser lo mismo? ¿Sería para alguno de nosotros lo mismo ver o no ver un asesinato? Claro que no. Desde el lugar que se ubica Eco, sus personajes son títeres de lo que él quiere decir o contar sin importar su verdadera esencia. Un personaje vive y tiene su mundo de posibles e imposibles, de pasados y futuros. A diferencia de lo que él plantea, me parece una gran limitación para el sentido ese abanico de posibles tan grande e unilateral que sugiere.

Esta discusión posible es para mi lo más rico del libro, luego trata temas semióticos interesantes donde despliega su faceta de teórico impecable. Por supuesto que estan más que invitados a leerlo. Muy buen libro, para pensar, preguntar, discutir o compartir, como acá.  

Mis gracias a @zanoni que dejó de leerlo para dármelo. Eso es amor. 

Hablemos de guión

Eli:  Oskar… Do you like me?
Oskar:  Yeah, a lot.
Eli:  If I wasn’t a girl… would you like me anyway?
Oskar:  I suppose so.

No suelo hablar de guiones de películas, pero como diría mi tío Enrique, “Paris bien vale un post”, y esta película bien vale un comentario. Let the right one in, es un película sueca, que toma como excusa una historia de vampiros, para en realidad hablar de dos chicos solos y su mundo, sus códigos. Es una historia de amor, de las más lindas que vi. Escrita y dirigada en 2008 por Tomas Alfredson. No se confundan con Let me in que es la versión yanqui de 2010 y no tiene nada que ver en cuánto a fotografía, tiempos, etc.

Otra escena.

Encontrar un Cuento

Especialmente me gustan los cuentos como ya lo habrán notado. Me la paso leyendo libros de relatos, pero sólo unos pocos quedan realmente dando vueltas en mi cabeza, agarrados cuál garrapata por alguna circunstancia a veces clara pero generalmente indescifrable.

Este es el caso de un cuento del español Gonzalo Suárez. Encontré este cuento en un pequeño libro que me salió 5 pesos, porque todavía se consiguen libros por ese dinero, pero hay que saber dónde y cómo buscar. Contiene sólo tres cuentos y del primero es del que quiero hablar.

“Desembarazarse de un Crisantemo” cuenta la historia de un hombre que viendo los avisos fúnebres de un diario, mandaba libros contrareembolso a las familias de los difuntos. Un negocio discreto y efectivo, hasta que da con un hijo curioso que se pregunta por qué su padre habría hecho esa compra justo antes de morir…

Aá se los dejo, que lo disfruten:

Desembarazarse de un Crisantemo

Hacía tres meses que había emprendido aquel floreciente negocio, cuando recibí la visita de un joven que me dijo:

—Quisiera hablar con usted sobre unos libros que mi padre le adquirió antes de morir.

Le hice pasar, y le ofrecí coñac y un cigarro puro. No bebía y tampoco fumaba. Sonreía constantemente, y la sonrisa contrastaba con el traje de luto.

—Vera usted —me dijo—. A los cuatro días de morir mi padre, recibí el paquete contra reembolso a su nombre. Pagué el importe y cuál no sería mi sorpresa al comprobar que el paquete contenía… libros.

—¿Tan extraño resultaba que su padre hubiera comprado un lote de libros antes de morir? —pregunté, mientras me servía una copa de coñac y encendía un puro.

—Desde luego —dijo él—, la adquisición de un lote de libros me revela un aspecto inédito del carácter de mi padre…

—¿No acostumbraba a leer?

—No tenía esa costumbre. Aunque he de confesarle que los títulos de los libros que le compró mi padre resultaban muy sugerentes. Entre otros, un manual de gimnasia sueca, un diccionario de la lengua castellana y un libro de cocina para vegetarianos.

Leer más »

Yo también puedo escribir una jodida historia de amor

Carlos Salem es un argentino que vive en Madrid desde hace más de veinte años con lo cuál su escritura tiene algo de sabor porteño y algo de gilipolladas que, la verdad, no molestan nada.

Encontré este año en el barrio de Malasaña su libro de cuentos Yo también puedo escribir una jodida historia de amor y me gustó mucho. Sobre todo por cómo maneja el humor y la tensión. Pero, además, porque tiene algo difícil de encontrar en una misma obra, o en un mismo autor, que es la variedad. Variedad de voces narrativas, de tiempos, de estilos, de personajes, de historias… Varios cuentos parecerían pertener a otro lugar.

Uno de los que más me gustó se llama “Qué extraño amor”. También me gustaron: “Ventanas” y “El pedo más bello del mundo”. Buscando data suya para pasarles, encuentro que este último cuento está en la web así que sirve de canapé porque el libro que yo sepa no se consigue en Buenos Aires. Es Ediciones Escalera.

Salem parece que, también, da talleres y estos son sus blogs que aún no inspeccioné mucho, pasan y me cuentan?

 

http://www.elhuevoizquierdodeltalento.blogspot.com/

http://www.mataryguardarlaropa.blogspot.com/

Nuevo libro de Microficciones

Estoy terminando de leer Bosque de Ojos, el libro de Microficciones de María Rosa Lojo. Aunque es una escritora reconocida en poesía y textos breves es la primera vez que leo algo suyo. Me gusta. En este libro se centra en temas específicos, la obra está dividida en cuatro partes: Historias del Cielo, Esperan la mañana verde, Forma oculta del mundo y Visiones. Más de 240 textos. Les dejo uno: 

El buen dios

El Buen Dios tiene media cara cortada por cicatrices, camina como un delincuente en fuga o un minusválido, contrahecho y escondido por los arrabales del sueño. Huye de las miradas perspicaces que podría revelar su nueva fealdad a los fieles creyentes.

El Buen Dios ha perdido la guerra con el Diablo. Ha tenido que devolverle su resplandor angélico, su belleza que enceguecía como el azogue, su prestigio de divino mensajero.

Ahora Satán vive en los palacios perfumados donde estaba la Casa de Dios y exhibe su perfecta faz en las pantallas que multiplican Su Gloria por todos los planetas.

Al atardecer, cuando la luz se vuelve piadosa, con media cara vendada para que nadie pueda reconocerlo, el Buen Dios pide limosna de casa en casa, o vende baratijas en los trenes de los suburbios.

Su derrota es para siempre, o ha olvidado las esperanzas. La bondad es lo único que le queda.