Lo inolvidable, Eduardo Berti

Terminé de leer el nuevo libro de Eduardo Berti. Lo inolvidable editado por Páginas de Espuma es su tercer libro de cuentos.

Berti es conocido por sus novelas, pero en eblogtxt lo hemos citado más por sus microficciones o sus cuentos. Sin embargo, nos quedamos cortos porque Eduardo Berti es también un gran difusor de cultura. Como antólogo nos ha acercado cuentos breves, cuentos franceses, Historias encontradas (Eterna Cadencia 2001) y misterios fantasmagóricos.

Desde hace unos años, es también, el director literario de la editorial La Compañía que viene editando en Buenos Aires y España volúmenes exquisitos como Cuentos glaciales de Jacques Sternberg, Dos lecciones infernales de Galileo Galilei, Unos días en el Brasil de Bioy, Una historia desagradable de Dostoievski y puedo seguir… 

En su nuevo libro de cuentos, Berti nos acerca historias que, con diferentes tonos, se acercan al olvido, al recuerdo, o algo mucho más sútil como el silencio.

Particularmente me gustó el cuento Diario de una lectora de Diarios. Se lee de manera muy ágil porque justamente es el diario de una chica que escribe qué cosas encuentra en los diarios que recibe todos los días. Me hizo acordar al personaje de Ricardo Darín en la última película de Sebastián Boreszteien, Cuento Chino, donde Darín al igual que esta chica buscan historias bizarras y las guardan como tesoros. 

En la lectura encontré una “noticia” que vuelve a emerger dentro de la literatura de Berti. Una historia que particularmente siempre me gustó: “En Holanda, un director de cine fue hallado culpable por el asesinato de cuatro actores que años atrás habían trabajado a sus órdenes. El asesino nunca pudo aceptar que sus actores siguieran apareciendo en otras películas hechas por otros directores“.

Esperaré, entonces, a que Eduardo se decida y por fín escriba ese cuento, el del director holandés y su relación con el Starsystem.

Mientras tanto, aprovechan y pasan por su blog que está muy bueno y lo saludan de mi parte, si? Bertigo.

En busca de la felicidad…

Mi gran amiga María Amanda conocida también como la rubia tonta, la rubia gila, o en twitter @amargamanda me convida este cuento para grandes y niños que se llama “La Cenicienta que no quería comer perdices“.

De las españolas Myriam Cameros y Nunila López, La Cenicienta que no quería comer perdices cuenta la historia de una chica atípica que debe romper con los moldes impuestos por la sociedad para encontrar su felicidad. La historia, basada en personajes clásicos de la literatura infantil, habla sobre la igualdad y en definitiva sobre otros posibles caminos hacia la felicidad.

Leo en Internet que varios autoras como Maruja Torres, Gioconda Belli, Rosa Montero, Isaac Rosa o Carmen Posadas brindaron su apoyo a la obra y ahora Editorial Planeta en España lo reeditó. No dejen de leerlo y leerselo a niñas que tengan cerca, es genial: Acá el link.

Myriam Cameros (i) y Nunila López, autoras de

“Que se puede encontrar la felicidad aunque nos salgamos de los estereotipos de felicidad que nos han vendido”.

Entrevista a la autora de Oficios ejemplares

Luego de leer el libro de cuentos de la mexicana Paola Tinoco, le hice una breve entrevista vía mail… Aquí les dejo lo que contó para eblogtxt sobre su primer libro editado por Páginas de Espuma.

¿Cómo surge la idea de estos oficios tan particulares?

En el principio eran crónicas breves sobre personajes en la ciudad de México. Me encontré con casos tan interesantes que decidí hacerlos crecer como cuentos y de ahi surgieron “cenicienta humillada”, “Buzo de cementerio” “Pedigüeño profesional” y “Boleteras”. Se los dejé leer a Ricardo Piglia y me dijo que esto debía ser un libro. Eso me animó a darle forma de libro pero decidí que hubiera un tema, y el tema fueron los oficios.

Cada cuento relata un oficio distinto, pero en realidad está contando una historia de alguien que necesita ayuda… Para escribirlos, ¿Cuál fue el camino que recorriste para encontrar tus personajes?

El inicio fue la observación: salir a la calle y ver qué hace la gente que no tiene un trabajo formal. En algunos casos me entrevisté con ellos, como ejemplo, el Pedigüeño profesional, en los otros solamente observé. La gente en México es desconfiada y con justa razón. El tema de la inseguridad no es algo que se deba tomar a la ligera. Posteriormente escribí crónicas y después las hice tomar distancia de la realidad para que se convirtieran en cuentos.

¿Por qué “ejemplares”?

Utilicé la palabra “ejemplar” como una ironía porque ninguno de los trabajos de mis personajes es precisamente dignificante.

¿Fue “azaroso” que tu primer libro de cuentos tuviera un nexo tan fuerte entre cuento y cuento, como lo son los oficios o lo pensaste así desde un comienzo?

No hubo azar, yo elegí que el libro tuviera ese lazo, me gustó la idea de que todos mis personajes desempeñaran trabajos poco comunes y me divertí escribiéndolos de esa manera.

Nuevo número de la Revista Periplo

Hace un tiempo, les hablé sobre la revista literaria Periplo. Un proyecto trípode con una pata metida en Buenos Aires, otra en Madrid/Barcelona y la tercera en el D.F. A partir de este número comienzo a colaborar con recomendaciones.

El número 7 de Periplo, letras que navegan, primer número del año está centrado en las Ficciones. Contiene reflexiones, notas y escritos acerca del tema, una entrevista a Noé Jitrik y dos recomendaciones mías para leer en febrero: Cuentos Glaciales de Jacques Sternberg y Oficios Ejemplares de Paola Tinoco Acá pueden leer toda la revista.

UN BOLETO HACIA…

Leer recomendaciones es comprar un boleto hacia un destino incierto. Recomendar un libro, es recomendar un tipo específico de viaje, seguramente nadie recomendaría el mismo trayecto, los mismos atajos. Estos son los paisajes que les proponemos para un acercamiento a las ficciones. Ambos, con las manos enterradas en la literatura imaginativa.

Oficios ejemplares, Paola Tinoco

“Aquello era casi un ritual desde hacía tres años: él bebía, la insultaba, y los que estuvieran presentes en ese momento hacían como que no pasaba nada. Esta vez el pleito había sido en una de esas fiestas en las que ambos acostumbraban retirarse hacia la madrugada, pero Gabriela no soportó más allá de las doce para salir furiosa diciéndose que sería la última…”.

Así comienza Cenicienta humillada, el primer cuento de Oficios ejemplares. Lo que comienza como una típica historia de pelea de pareja deviene en un mundo mucho más complejo y macabro. Un hombre que ve la escena, consuela a Gabriela y luego le ofrece dinero para poder insultarla él en público. A este tipo de situaciones nos enfrenta Paola Tinoco en su primer libro de cuentos. Oficios ejemplares reúne una serie de trabajos muy particulares, todos cargados de dramatismo y humor. Enmarcados en espacios cotidianos nos introducen en situaciones que bien podrían formar parte de una película de Alex de la Iglesia.

Leer más »

Microficción #FFelina

En el comienzo, Dios creó al gato a su imágen y semejanza. Y, desde luego, pensó que eso estaba bien. Porque, de hecho, estaba bien. Salvo que el gato era holgazán y no deseaba hacer nada. Entonces, más adelante, después de algunos milenios, Dios creó al hombre. Únicamente con el objeto de servir al gato, de darle al gato un esclavo para siempre. Al gato, Dios le había dado la indolencia y la lucidez; al hombre, le dio la neurosis, la habilidad manual y el amor por el trabajo. El hombre se dedicó de lleno a eso. Durante siglos construyó toda una civilización basada en la inventina, la producción y el consumo intenso. Una civilización que, en suma, escondía un único propósito secreto: darle al gato cobijo y bienestar. Es decir que el hombre inventó millones de objetos inútiles, y por lo general absurdos, sólo para producir los contados objetos indispensables para la comodidad del gato: el radiador, el almohadón, el tazón para la leche, el tacho con aserrín, el tapiz, la alfombra, la cesta para dormir y puede ser incluso la radio, porque a los gatos les gusta mucho la música. Sin embargo, los hombres ignoran esto. Porque lo desean así. Porque lo desean así. Porque creen ser los bendecidos, los privilegiados. Tan perfectas son las cosas en el mundo de los gatos.

Los esclavos de Jacques Sternberg, Cuentos Glaciales.

Terminé de leer el libro editado por los amigos de La Compañía. Muy bueno. Son 300 textos, 300 ideas. Microrrelatos para regalar en estas fiestas o para llevarse de vacaciones. Cortitos, con humor, ironía, inteligencia. Sternberg le da vueltas y vueltas a ciertas temáticas y objetos: La modernidad, los espejos, los robots, las máquinas, el paso del tiempo, los animales, las construcciones.

Imágen: Mr. Mau, gentileza de Ragus.

Críticas de otros: Cómo viajar sin ver

Diego Grillo Trubba le dió duro al nuevo libro de Andrés Neuman. Lo leí ayer en Cultura Perfil. Cómo viajar sin ver es una especie de diario de viaje. Neuman va haciendo anotaciones sobre los países que recorre en la presentación de su novela “El viajero del siglo” (Premio Alfaguara 2009).

Lo que me doy cuenta es que cuando leo una crítica que considera al libro malo, ¡Me dan más ganas de leerlo! Sobre todo cuando es de alguién que me gusta como Neuman. Esto es lo que dice Grillo Trubba, quedará leerlo y sacar conclusiones propias. ¿Alguién lo leyó? Cuenten…

Si la buena literatura plantea preguntas, la aparición de Cómo viajar sin ver, de Andrés Neuman, formula dos. La primera es por qué el autor decidió presentarnos algo semejante; la siguiente, por qué los editores se lo publicaron.
Supuestas anotaciones de viajes. Cómo viajar… posibilitaría, si los lectores al recorrer sus páginas recordaran que para imprimirlo hubo que matar árboles, que las acciones de Greenpeace –si las tuviesen– subieran aabruptamente en la bolsa. Se trata, según reza en la contratapa, de lo que el autor fue escribiendo a medida que recorría América Latina para promocionar su novela ganadora del Premio Alfaguara –sello que aquí vuelve a reincidir, y uno se pregunta si la entrega del manuscrito no obedecerá a saldar cuentas lo antes posible con cláusulas contractuales.
Leer más »

Lo que sucede cuando dormís con chicas…

Hace tres noches que duermo con once chicas lesbianas, bravas y hermosas… Me metí en cada una de sus vidas gracias a la escritora Laura Ramos y su libro La Niña Guerrera. Lo problemático no fue quedarme dormida con ellas,  ni siquiera que el libro quedara aplastado entre las almohadas y las páginas arruinadas, el verdadero tema cuando dormís con chicas es – a la mañana siguiente- ponerse a desenredar las piernas…

Laura Ramos entrevistó, junto a algunos colaboradores, a once mujeres jóvenes lesbianas y bisexuales de diferentes partes del mundo. Algunos personajes conservan sus nombres verdaderos, como Beatriz Gimeno, Albertina Carri, Marta Dillon, Lisa Kerner, Ntombifuthi Bhagwhati, o sus nombres literarios, como Dalia Rosetti. Los relatos repasan niñez, pubertad, primeros encuentros lésbicos, salida del ropero, revoluciones, contrarrevoluciones, novias, parejas, hijos. Cada una de las historias es una bocanada de vida. Diferentes vidas, circunstancias y países que dejan una misma sensación. La de respeto. Se las presento, las van a amar… Después no digan que no les avise!

Montserrat Heroles Márquez (México, 27 años). Hija de la aristocracia mexicana, le gustan las mujeres desde que jugaba a la botellita a los doce años, cuando le tocaba su prenda favorita: besar en la boca a sus amigas. Hizo el amor con una chica por primera vez en una fiesta en su casa, mientras sus compañeras de instituto se bañaban sin ropa en la piscina de sus padres. Con su novia de la pubertad mantuvo una relación de hermanas y amantes: durante dos años vivieron juntas y viajaron a Tours para estudiar francés en una residencia internacional de estudiantes. Al regresar se fue vivir a Ciudad Juárez, donde intentaron asesinarla.

Lisa Kerner (Argentina, 29 años). Se enamoró de la novia del mejor amigo de su hermano, con la que se tocaba por debajo de la mesa antes de escaparse al baño de la casa familiar para hacer el amor a escondidas. Hasta que conoció a otras chicas gay creía que era la única lesbiana que había en el mundo: “Sólo somos Sandra, Celeste y yo”, pensaba.

La Komando (Argentina, 30 años). Tiene una barba-candado tatuada en la cara, seis cuernos de silicona incrustados en la frente y las piernas quemadas con chapas en forma de estrellas. Toda su piel está cubierta de tatuajes y veinte peircings le agujerean el cuerpo. Una foto de su adolescencia la muestra con el jumper de la escuela de monjas, los costados de la cabeza rapada y una cresta batida. Durante sus clases de karate, a los diez años, adoraba que el maestro le pegara con una vara en el estómago. En Bernal primero, y en discotecas como Cemento o Freedom después, se enfrascaba en peleas callejeras que terminaban en el hospital o en la comisaría. Empezó a suspenderse de la piel de la espalda por medio de agujas y ganchos en compañía de su novia, una chica norteamericana que vino a la Argentina a estudiar el fenómeno piquetero. Un amigo les instaló una cuerda con tensor en el jardín de la isla del Tigre en la que viven.

Leer más »

Poesía con sabor a chicha

La semana pasada terminé de leer 2017 Nueva poesía contemporánea, tomo 1. La edición de Milena Caserola, a cargo del poeta Sebastián Kirzner, reúne autores de Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay, Brasil, Paraguay, Perú, Honduras, Costa Rica, México, Colombia y Estados Unidos. El epígrafe ya me copó: “Y un día, finalmente, dejamos de aplaudir a los ´90s”.

Poetas, algunos muy interesantes, nacidos en su mayoría entre 1975 y 1990. La edición es novedosa con autores frescos que retratan distintas realidades latinoamericanas: Amores, desamores, política, amistad, desigualdad y lucha. Son más de 400 páginas tan intensas que en mi mesa de luz estuvo como dos meses. Se toma de a sorbitos como una rica chicha… Y hablando de chicha, ¿Alguién sabe dónde se consigue en Buenos Aires? Dejo la pregunta y comparto dos poemas, luego vendrán más:

Manchas

cuando mi vieja
se hizo el documento
argentino tenía
lo dedo tan roto
de fregar
la casa argentina de
su patrona argentina
que al momento
de tocar el pianito
la tinta
acumulada en lo tajo
traversale del pulgar
le impidió
al cobani
hacer una buena
impresión de la hueya
y hoy por eso
en vez
de prolija espirale
la identidá extranjera
de mi mamá paraguaya
para la ley argentina
consiste en una mancha

(Oscar Fariña. 1980. Paraguay, pero se la pasa en Arg.)

Leer más »

El blog recomendado de la semana

Digo de la semana, como si todas las semanas recomendara uno y no es así. Tengo una lista de blogs que visito regularmente y por una cosa u otra tardo en compartirlo con ustedes. Hoy, es especial. De boca en boca es el blog de la divertida, irónica, ocurrente y sensible Marina Lijtmaer. Los incito a transitar por allí, no se van a arrepentir. Podría decir que eblogtxt y debocaenboca son primos hermanos, allí también encontrarán noticias de literatura, recomendaciones y reflexiones literarias varias.

Querida bloguera amiga, aprovecho para decirte que me alegra mucho que hayas cambiado tu concepción acerca de la poesía. Dicho esto, robo este poema de tu blog:

Suela naranja

Envidio
tu niñez erudita
tu lengua políglota y tu pose en la foto
sin arrugas
El chicle se gasta
Te conozco
mierda escrita desde el cerebro
sin corazón
camino junto a ti soy sombra;
no ves mi cara
Nikes de suela naranja
Me conozco
un cobarde que se esconde
sin corazón
camino junto a ti soy bestia;
¿no ves mis ganas?

JRamallo. Zoo punto Cero

La venganza del cordero atado, Camilo Blajaquis

Hay libros que rompen con la norma de lectura que generalmente sigo. Este fue uno. La venganza del cordero atado es un libro de poesía que comenzó a escribir César González cuando estaba en la cárcel. César es apenas mayor de edad y ya pasó 5 años en cárcel. En principio fue por secuestro, o intento de secuestro, no está muy claro. Hoy César cuenta su historia, cuenta cómo, por qué y lo más interesante, cómo logró cambiar su manera de pensar, su desesperanza, la clausura que ya pesaba en su vida. Ese pasaje fue gracias a la literatura, a Rodolfo Walsh y a varios escritores más que leyó encerrado. César comenzó a escribir adoptando el seudónimo de Camilo, en homenaje a Cienfuegos, y Blajaquis como recuerdo de uno de los militantes sindicales asesinados en Avellaneda, hecho narrado en ¿Quién mató a Rosendo? Sus poemas hablan de religión, política, amor, fútbol y violencia. Son delicados, intensos, inteligentes. Leerlo me emociona. Me emociona ver que la literatura modificó su vida. Y que tal vez la litetura, el arte, no pueda revolucionar el mundo, pero miren si no puede cambiar una vida.

A la naturaleza

Alguien pensó cómo sufren los árboles
cuando los torturan
y los mutilan
sin poder gritar su dolor
O la triteza que tiene el mar
cuando lo bañamos
de todas las mierdas existentes
O cómo se ahoga el aire
cuando lo llenamos de porquería.
Alguien se puso a pensar alguna vez
en el miedo que nos tiene la muerte
o cómo nos odia el amor
por romperle tanto las pelotas
Yo sí pienso en esas cosas.
Pienso en lo frío de la soledad del sol
en la eterna virginidad de la luna,
en la relación amorosa del viento y las hojas
y en que la lluvia
es el momento
en que el cielo y la tierra
tienen un orgasmo.
  

10 librerías del mundo

Encuentro en el blog Bibliófilos un lindo post con librerías del Mundo… Aquí va!

Goulds Book Arcade de Sydney (Australia): Libros y vinilos se entremezclan en esta impresionante librería-museo en la que encontrar todo tipo de rarezas literarias. Un goce para el devorador de clásicos.

Hay-on-Wye de Wales: Esta pequeña localidad galesa es una gran librería en si misma. Conocida como La Ciudad de los Libros, tiene más de 30 espacios dedicados a la lectura y numerosas tiendas de antigüedades literarias y obras de segunda mano.

Leer más »

Gala, musa del siglo XX

02-09-2010 | Publicado en Eterna Cadencia.  Por GL.
Está de pie sobre mis párpados, sus cabellos entre los míos,
Tiene la forma de mis manos y tiene el color de mis ojos.
Y fui por ella devorado como una isla por el mar,
Paul Eluard

Quedó inmortalizada en los poemas y las cartas de su primer marido Paul Eluard, en los retratos de Max Ernst y en las pinturas de su segundo gran amor, Salvador Dalí.

cartas a gala

¿Quién era verdaderamente Gala? ¿Por qué dejó a Paul Eluard y a su hija para correr tras un artista egocéntrico sin futuro diez años menor que ella? ¿Cuánto contribuyó a que las vidas de éstos hombres fueran excepcionales? ¿Existen las musas?

Su nombre era Elena Ivanovna Diakonova y nació en Moscú en septiembre de 1894. A los once años perdió a su padre y contrajo una enfermedad que la acompañó durante toda su adolescencia. Padecía de tuberculosis y cuando cumplió dieciocho años su familia, al ver que empeoraba, decidió internarla en el sanatorio Clavadel, en Suiza.

Allí conoció a un joven lector, Eugène Grindel, conocido más tarde como Paul Eluard. Él también estaba internado por la misma enfermedad y como compartían la pasión por la lectura. Pasaban largas tardes y noches haciéndose compañía. En 1914 ambos recibieron el alta y se comprometieron.

Leer más »

Sobre algunos libros…

Dijo Abelardo Castillo,

Cualquier lector sabe perfectamente que hay libros que han sido decisivos en su vida. Yo muchas veces he dicho –al principio con escándalo, ahora se han acostumbrado a oírme– que, de pronto, un hijo, un amor perdido, un amor, son tan decisivos para un hombre como un gran libro en el momento que lo leyó. Hay libros que son el equivalente de experiencias muy profundas.

Para mí, lo fue La invención de la soledad, de Paul Auster. En este post escribí sobre él.

“Siempre fue un hombre de rutina. Se iba a la mañana temprano, trabajaba duro todo el día y luego, cuando volvía a casa (los días que no trabajaba hasta tarde) hacía una breve siesta antes de la cena. Una vez, durante nuestra primera semana en la casa nueva, antes de que nos estableciéramos del todo, cometió un curioso error. En lugar de conducir hacia la casa nueva a la salida del trabajo, se dirigió a la vieja tal como había hecho durante años; aparcó su coche en el camino, entró a la casa por la puerta trasera, subió las escaleras, se metió en el dormitorio y se acostó a dormir. Durmió durante una hora, y como es obvio, cuando la nueva dueña de la casa volvió y se encontró a un extraño durmiendo en su cama, se sorprendió mucho. Pero a diferencia de Rizos de Oro, mi padre no dio un salto y salió corriendo. Al final la confusión se aclaró y todo el mundo rió de buena gana. El recuerdo de aquel incidente todavía me hace gracia y sin embargo, no puedo dejar de considerar esta historia como un hecho patético. Una cosa es que un hombre vuelva por error a su antigua casa, pero otra distinta es que no note que todo ha cambiado en su interior. Hasta a la mente más cansada o distraída le queda un resabio de instinto animal que confiere al cuerpo una ligera idea de su situación. Era necesario estar casi inconsciente para no ver, ni siquiera intuir, que la casa ya no era la misma. Como dice uno de los personajes de Bekett, “El hábito es el mayor insensibilizador”…

Paul Auster, La invención de la soledad

Ladran Sancho

26-08-2010 | Publicado en E. C. Por GL.

don quijote“No hemos terminado nuestra aventura. No la terminaremos mientras seamos objeto de la lectura, de la imaginación, acaso del deseo de los demás” Sansón Carrasco a Sancho Panza en el Quijote.

La obra de Miguel de Cervantes se ha erigido como uno de las obras más importantes de la literatura universal y ha sido fuente de inspiración para muchos escritores. Quiero detenerme en aquellos cuentos o fragmentos que hacen referencia a Don Quijote de la Mancha. Franz Kafka, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Marco Denevi, Enrique Anderson Imbert, Rubén Darío, Augusto Monterroso, Ana María Shua, y Luisa Valenzuela,  muchos han escrito a partir del Quijote. Algunos de ellos lo continúan, otros lo discuten, lo amplían, lo cuestionan, pero todos lo engrandecen.

Juan Carlos Onetti, a propósito de la obra de Cervantes dijo, al ganar el premio en 1980:

Todos los novelistas, sea cual sea el idioma en que escribamos, somos deudores de aquel hombre desdichado y de su mejor novela, que es la primera y también la mejor novela que se ha escrito. Una novela en la que todos hemos entrado a saco, durante siglos, y que, a pesar de nosotros y de tan repetida depredación, se mantiene, como el primer día, intocada, misteriosa, transparente y pura.

Franz Kafka escribió en 1920 un relato llamado “La verdad sobre Sancho Panza”, allí  presenta a Sancho Panza como el verdadero creador de las aventuras quijotescas, al corporizar en un alter ego sus obsesiones y fantasías.

Sancho Panza, que, por cierto, jamás se vanaglorió de ello, logró a lo largo de los años, durante las horas del atardecer y de la noche, alejar de sí a su demonio, al que luego daría el nombre de don Quijote, redactando una enorme cantidad de novelas de caballería y de bandoleros con las que distrajo, de tal forma que después éste se lanzó sin freno a las gestas más alocadas, las cuales, por faltarles su ejecutor predeterminado, que tenía que haber sido precisamente Sancho Panza, no perjudicaron a nadie. Quizás llevado por un cierto sentido de la responsabilidad, Sancho Panza, un hombre libre, acompañó impasible a don Quijote en sus andanzas, y obtuvo así un enorme y provechoso entretenimiento hasta el final de sus días.

Leer más »

Taradas, de Viviana Fernández García

Taradas llegó a mis manos de manera muy inesperada. Un mail proveniente de España me consultaba sobre una dirección dónde enviármela. Con esto de la hiperconectividad me pasa seguido que me escriben personas creyendo que estoy en otras parte del mundo y no, en Argentina. ¿Sería este un caso más? Contesté y para mi sorpresa no lo era. Viviana Fernández García, la autora de la novela, quería que la leyera incluso antes de su presentación en Madrid y Barcelona.

Cuando finalmente el sobre llegó a Buenos Aires desde Ediciones Carena, intenté entrar a mi blog, a este blog, pero el muy turro, agrandado, había cambiado la contraseña. Taradas se convirtió en poco tiempo en un libro muy valioso para mí, por su llegada, por su proximidad, por su calidad. Es la historia de cuatro chicas aparentemente defectuosas: Esther es adicta al sexo, autoritaria y manipuladora; Virginia es hipersensible, acaba de descubrir la noche y abusa de las drogas; Carla es romántica pero está llena de complejos, busca el amor verdadero a cualquier precio, y Silvia es paranoica y tiene graves problemas para aceptarse y relacionarse con los demás.

La vida de estas cuatro jóvenes converge en un  momento crucial y cambia para siempre. Esther, Virginia, Carla y Silvia entablan una amistad que pondrá al descubierto la verdadera personalidad de cada una, sus pensamientos más íntimos, sus luchas personales. Relatada de forma autobiográfica por todos sus personajes, el lector es cómplice de los reveses que el destino les tiene preparado. En Taradas podemos comprender la singularidad de cada uno de ellos, pero no podemos prever lo que les depara el azar: Silvia y Virginia se suben al coche de un desconocido tras una noche de fiesta con opuestas consecuencias para cada una…

Cada capítulo, milimétricamente construido va acercándonos a cada una de estas chicas, sus personalidades, sus misterios, qué ocultan, qué quieren de la vida, qué esperan y por qué desesperan. Es imposible no encontrar coincidencias entre ellas y nuestro propio entorno. Viviana Fernández García se mete en cada personaje hasta mostrarnos su médula, escarba donde molesta, donde ellas mismas no quieren ver. Nos devuelve su mirada acerca de estas vidas llenas de sexo, envidia, amor, amistad, drogas, tristeza, poder y estupidez humana.

Leer más »