Premios Konex 2014: Letras

El máximo galardón: Konex de Brillante para Abelardo Castillo y Ricardo Piglia

 En su 35ta edición la Fundación Konex comunica que el Jurado de los Premios Konex 2014 ha seleccionado a los Premios Konex de Platino y Konex de Brillante de las Letras Argentinas (2004-2013). Los escritores Abelardo Castillo y Ricardo Piglia serán galardonados con el Premio Konex de Brillante. Los Premios Konex se entregan cada diez años, en las ediciones anteriores los premiados fueron Héctor Tizón (2004),Adolfo Bioy Casares (1994) y Jorge Luis Borges (1984).

La ceremonia de entrega de los premios se realizará el martes 11 de noviembre a las  18:30 hs. en la Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131, Capital Federal).

PREMIOS KONEX 2014: LETRAS

KONEX DE BRILLANTE: Abelardo Castillo y Ricardo Piglia

KONEX DE HONOR: María Elena Walsh

MENCIONES ESPECIALES POR TRAYECTORIA: Griselda Gambaro, Angélica Gorodischer, Carlos Gorostiza, Tulio Halperin Donghi

KONEX DE PLATINO

Novela: Período 2004-2007: Luis Gusmán

Novela: Período 2008-2010: Guillermo Saccomanno

Novela: Período 2011-2013: Antonio Dal Masetto, Sylvia Iparraguirre

Cuento: Quinquenio 2004-2008: Abelardo Castillo

Cuento: Quinquenio 2009-2013: Liliana Heker, Ana María Shua

Poesía: Quinquenio 2004-2008: Tamara Kamenszain

Poesía: Quinquenio 2009-2013: María Negroni

Ensayo Literario: Ricardo Piglia

Ensayo Filosófico: Jorge Eugenio Dotti

Ensayo de Arte: José Emilio Burucúa (h)

Ensayo Político y Sociológico: Carlos Altamirano

Teatro: Quinquenio 2004-2008: Mauricio Kartun

Teatro: Quinquenio 2009-2013: Rafael Spregelburd

Infantil: María Teresa Andruetto

Juvenil: Liliana Bodoc

Folklore: Margarita Fleming de Cornejo

Biografías y Memorias: Álvaro Abós, Alicia Dujovne Ortiz

Crónicas y Testimonios: Martín Caparrós

Historia: José Carlos Chiaramonte, Roberto Cortés Conde

Traducción: Cristina Piña

Labor Editorial: Adriana Hidalgo Editora

 

Más información: www.fundacionkonex.org

“Todo, en el fondo, es poesía”, Abelardo Castillo

No pude llegar, el lunes, al ciclo de cuentos en el Ateneo, pero Clarín sacó un artículo acerca del mismo y yo aproveché para seleccionar algunas frases del maestro para compartir con ustedes:

– “Al escribir, creemos que inventamos pero recordamos mal”

– “Siempre escribí cuento fantástico y no hago ninguna diferencia con los otros, para mí no hay un mundo real, hay muchos mundos reales, el de la locura es sólo otro de los mundos reales. Lo que pasa es que en los 60, para un escritor de izquierda, escribir cuento fantástico estaba casi prohibido. Ése género pertenecía a la derecha y tuvo que aparecer Julio Cortázar para justificarlo también desde la izquierda. Eso me autorizó a hacer lo que ya venía haciendo desde Las otras puertas , mi primer libro del que se cumplen 50 años”.

“Nunca me siento a escribir un cuento si no tengo resuelto el final y no solamente el final sino, a veces, la textura de la prosa y los tiempos verbales. Necesito tenerlo completamente estructurado, por eso tardo tanto en escribir”.

– “No sé cómo se me ocurren los cuentos yo siempre pensé que lo que se llama imaginación es una pésima mezcla entre mala memoria y mala fe: creemos que estamos inventando pero recordamos mal”.

– “He escrito todos los géneros – dice – y hay una diferencia muy grande entre ser un escritor de género y ser un escritor. Los autores con los que me formé, Unamuno, Sartre, e incluso Borges que no creía en la novela, escribieron todos los géneros. Para mí la literatura es “el” género, un derivado de la poesía; todo, en el fondo, es la poesía y sus diferentes formas pueden ser el teatro, el cuento, la novela”.

Aprovecho, entonces, para recomendar Ser escritor.

Hoy, Abelardo Castillo en el Ateneo Grand Splendid

Quienes alguna vez convocamos a Abelardo Castillo a alguna charla o actividad, sabemos lo difícil que es convencerlo de hablar en público. Por eso, cuando sucede que el gran cuentista argentino da una charla es oportuno no perdérsela, no sabemos cuándo será la próxima.

Hoy a las 19 hs, en el Ateneo Grand Splendid, al frente del ciclo “Instrucciones para leer un cuento”, Castillo leerá alguno de sus cuentos y luego dialogará con el público. Santa Fe 1860. Coordina Maxi Tomas.

El segundo encuentro será con Alan Pauls, autor de las obras “El coloquio” (1990); “Wasabi” (1994); “El pasado” (2003); “Historia del pelo (2010), entre otras; el 13 de junio a las 19.
El tercer diálogo estará a cargo de Fabián Casas, autor de los libros “Ocio” (2000); “El spleen de Boedo” (2004); “Los Lemmings” (2005); “Ensayos Bonsái”, entre otros; el 22 de junio a las 19.
Y el cuarto y último de los encuentros será con Carlos Gamerro, autor de las novelas “Las islas” (1998); “El sueño del señor juez” (2000) y de los cuentos “Fulgores nocturnos” (1997) y “El cuarto levantamiento” (2000), entre otros; el 27 de junio a las 19.

Sigue la polémica con Vargas Llosa

Repasemos. Horacio González, director de la Biblioteca Nacional, escribió una carta abierta en oposición a que el premio nobel abriera la Feria del Libro 2011. Entre sus razones, dijo que era inoportuno: “Viene a sentar posiciones políticas que son agresivas”. Sin embargo, luego tuvo que retirar la carta a pedido de CFK.

Ayer en TN dialogaron sobre el tema Martín Caparros y José Pablo Feinmann, en contra y a favor respectivamente. Bajo el ala kirchnerista de J. P. Feinmann y Horacio González se ubican también: Aurelio Narvaja y Vicente Battista.  El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que no se iba a quedar afuera, aseguró: “Vargas Llosa es enemigo de los gobiernos populares y de la Argentina”.

Desde La Nación convocaron a otros escritores a opinar del asunto. Si bien muchos no comparten las críticas del escritor al Gobierno, defendieron su llegada. Entre ellos:

– Pensar que va a venir a hablar mal de nosotros en la feria es como abrir el paraguas. Porque si es por sus opiniones políticas, no se lo podría haber invitado nunca a Borges”. Abelardo Castillo

– “No comparto las ideas políticas de Vargas Llosa, pero ningún escritor puede arrogarse el derecho a pedir la censura y el silencio de un colega”. Federico Andahazi

–  “Más allá de que las palabras de Vargas Llosa sobre la Argentina me parecieron desubicadas, inexactas y tendenciosas, nunca firmé ni leí solicitada alguna sobre la cuestión; ni siquiera estaba enterada hasta hoy (por ayer) de que esa solicitada existiera”, dijo Liliana Heker, aclarando que no firmó una solicitada en rechazo a que Vargas Llosa abriera la Feria.

– “No asistiría a una presentación que él hiciera en la feria, pero de ahí a oponerme a una acción libre de un hombre, sea o no intelectual, hay una distancia”. Carlos Gorostiza

– Jamás vivimos en este clima de comisariato en el que condenamos a uno u a otros como si estuviéramos en una guerra fría “. Abel Posse

Más info en Página.

    Ser escritor

    Hay un prólogo que me gusta mucho y es el que escribió Vicente Battista para el libro de Abelardo Castillo, Ser escritor. Battista y Castillo son amigos. Junto con Sylvia Iparraguirre y Liliana Heker asistían a una suerte de taller autodidacta y comenzaron con la revista El escarabajo de oro. Aquí, el prólogo dónde Battista cuenta como se gestó este libro:

    ser escritorNos encontramos por primera vez con Abelardo Castillo una noche de verano del año 1962. No puedo precisar ni el día ni el mes, pero sé que era de noche y que hacía mucho calor. Recuerdo el sitio: el bar La Comedia, en Paraná y Corrientes; y también recuerdo todo lo que tuve que esperar a Castillo. Por aquellos días yo conocía sus cuentos y conocía la revista literaria que él dirigía; pero desconocía su poderosa impuntualidad. Llegó cuando iba por el tercer café. La espera valió la pena. Yo tenía veintidós años y algunos cuentos inéditos. Castillo me llevaba cinco años, en el teatro Los Independientes ya habían estrenado su tragedia El otro Judas, y la editorial Goyanarte ya había publicado Las otras puertas, su libro de cuentos: me iba a encontrar con un escritor de verdad. Aquella noche hablamos largo, o tal vez Castillo habló largo. Lo cierto es que a la madrugada, cuando nos despedimos, ya me había invitado a ser parte de El escarabajo de oro. Esa madrugada, con mis pocos cuentos inéditos, yo también, de golpe y para siempre, me sentí un escritor de verdad, alguna vez tenía que decirlo.

    Leer más »

    De Decálogos y consejos…

    09-09-2010 | Publicado en Eterna Cadencia. Por GL.

    “No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas”. Como una antigua maldición china la frase de Horacio Quiroga sobrevuela la mente de cualquier escritor con una página en blanco. Desde el Decálogo del perfecto cuentista que Quiroga dio a conocer en 1927 hasta la actualidad muchos escritores dieron sus consejos. Decía Quiroga: “En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la misma importancia que las tres últimas”.

    Abelardo Castillo en Ser Escritor reflexiona sobre el oficio del escritor y arma una especie de decálogo propio donde también se centra en este punto: “Cortazar solía decir que empezaba sus cuentos sin saber adonde iba. No le creas. En sus mejores cuentos lo sabía perfectamente, aunque no supiera que lo sabía”.

    La famosa lista de Quiroga, comienza con la siguiente afirmación: “Cree en un maestro – Poe, Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo”. Sobre los grandes maestros, Castillo asegura: “Cuidado con Borges, Kafka, Proust, Joyce, Arlt, Bernhard. Cuidado con esas prosas deslumbrantes o esos universos demasiado intensos. Se pegan a tus palabras como lapas. Esa gente no escribía así: era así”.

    Leer más »

    Sobre algunos libros…

    Dijo Abelardo Castillo,

    Cualquier lector sabe perfectamente que hay libros que han sido decisivos en su vida. Yo muchas veces he dicho –al principio con escándalo, ahora se han acostumbrado a oírme– que, de pronto, un hijo, un amor perdido, un amor, son tan decisivos para un hombre como un gran libro en el momento que lo leyó. Hay libros que son el equivalente de experiencias muy profundas.

    Para mí, lo fue La invención de la soledad, de Paul Auster. En este post escribí sobre él.

    “Siempre fue un hombre de rutina. Se iba a la mañana temprano, trabajaba duro todo el día y luego, cuando volvía a casa (los días que no trabajaba hasta tarde) hacía una breve siesta antes de la cena. Una vez, durante nuestra primera semana en la casa nueva, antes de que nos estableciéramos del todo, cometió un curioso error. En lugar de conducir hacia la casa nueva a la salida del trabajo, se dirigió a la vieja tal como había hecho durante años; aparcó su coche en el camino, entró a la casa por la puerta trasera, subió las escaleras, se metió en el dormitorio y se acostó a dormir. Durmió durante una hora, y como es obvio, cuando la nueva dueña de la casa volvió y se encontró a un extraño durmiendo en su cama, se sorprendió mucho. Pero a diferencia de Rizos de Oro, mi padre no dio un salto y salió corriendo. Al final la confusión se aclaró y todo el mundo rió de buena gana. El recuerdo de aquel incidente todavía me hace gracia y sin embargo, no puedo dejar de considerar esta historia como un hecho patético. Una cosa es que un hombre vuelva por error a su antigua casa, pero otra distinta es que no note que todo ha cambiado en su interior. Hasta a la mente más cansada o distraída le queda un resabio de instinto animal que confiere al cuerpo una ligera idea de su situación. Era necesario estar casi inconsciente para no ver, ni siquiera intuir, que la casa ya no era la misma. Como dice uno de los personajes de Bekett, “El hábito es el mayor insensibilizador”…

    Paul Auster, La invención de la soledad

    Crónica de la Maratón del Martín Fierro

    Patricio Zunini de Eterna Cadencia ya subió al blog la crónica del 25 con fotos de cada escritor/lector. Lo comparto con todos ustedes, aprovecho para agradecer a las personas que se acercaron, a los escritores, a Patricio con quién hicimos gran equipo y a Pablo Braun que posibilitó que se realizara el evento.

    Martín Fierro Bicentenario

    Por P.Z.

    Se dice que la Odisea se reconstruyó con la memoria colectiva: si algún día se perdiera el Martín Fierro, seguramente a través de la memoria colectiva volveríamos a recrearlo. No hay muchos íconos nacionales que nos hermanen incuestionablemente. San Martín, los ex combatientes de Malvinas, el Martín Fierro de José Hernández. No muchos más. Los argentinos que viven en el extranjero dicen que lloran cuando escuchan un tango, que extrañan el dulce de leche, o que compran -en cuanto pueden- un ejemplar del Martín Fierro.

    Ayer, 25 de mayo, festejamos el Bicentenario con una “lectura maratónica” del Martín Fierro.

    Diez minutos después de la dos, Abelardo Castillo quebró la tarde con el “Aquí me pongo a cantar”. Difícil tarea, tuvo que interpretar una estrofa ininterpretable -si se me permite el neologismo- de tantas veces oída. Continuó entusiasmada Sylvia Iparraguirre. Ambos, en realidad casi todos, trajeron su propia edición del Martín Fierro.

    -¿Ya leyó, mi china? -le dijo Abelardo a Sylvia cuando terminó. Ambos suspendieron unas obligaciones que tenían para poder estar presentes en este encuentro.

    El tercero en leer fue Horacio González. Fue este el primer encuentro en el que el Director de la Biblioteca Nacional participó en Eterna Cadencia, esperamos que no sea el último. Leyó con ímpetu pero a la vez con un tono paisano que le aportó una picardía especial a su lectura.

    -¡Nos vemos en todos los eventos! -con un abrazo Castillo recibió a Ricardo Piglia.

    Piglia siguió a González. En su fragmento estaba el famoso verso “va cayendo gente al baile”: él mismo pidió leerlo.

    Leer más »

    Los detalles de la Maratón del Martín Fierro

    Mañana Martes 25 a partir de las 14 en Honduras 5574 comenzará la lectura de la Ida en la voz del gran Abelardo Castillo (todo un honor!). Alrededor de las 16:30 Pablo Alabarces (UBA) comenzará La Vuelta que finalizará a las 20 hs. el poeta folklorista Argentino Luna.

    Habrá lentejas, pastelitos, tortas fritas y chocolatada. Además la proyección de materiales temáticos y una banda en vivo! Tienen que pasar un rato…

    14:00 Abelardo Castillo
    14:20 Sylvia Iparraguirre
    14:40 Horacio González
    15:00 Ricardo E. Piglia
    15:20 Guillermo Martínez
    15:40 Liliana Heker
    16:00 Samanta Schweblin
    16:20 Pablo Alabarces
    16:40 Jorge Consiglio
    17:00 Ana María Shua
    17:20 Eduardo Muslip
    17:40 Patricio Zunini
    18:00 Vicente Battista
    18:20 Federico Andahazi
    18:40 Juan Terranova
    19:00 Pablo Katchadjian
    19:20 Lucía Puenzo
    19:40 Reynado Sietecase
    20:00 Argentino Luna

     

    Organiza Eblogtxt 🙂

    Atención pido al silencio y silencio a la atención

    Porque Eterna Cadencia y Eblogtxt presentan:

    Dentro del ciclo “Los Martes de Eterna Cadencia”, el Martes 25 de Mayo vamos a festejar el Bicentenario de La Nación con una lectura maratónica del Martin Fierro.

    A partir de las 14 horas, veinte de los escritores más representantes de la Argentina van a leer una parte del Martin Fierro. La lectura de la Ida y la Vuelta terminará alrededor de las 20 horas en Eterna Cadencia, Honduras 5574, Palermo.

    Abelardo Castillo, Sylvia Iparraguirre, Horacio González, Ricardo E. Piglia, Guillermo Martínez, Liliana Heker, Samanta Schweblin, Pablo Alabarces, Jorge Consiglio, Ana María Shua, Vicente Battista, Eduardo Muslip, Federico Andahazi, Juan Terranova, Pablo Katchadjian, Lucía Puenzo, Reynaldo Sietecase y algunas sorpresas más como Argentino Luna.

    Abelardo Castillo dará el puntapié inicial de la obra de José Hernández:

    Aquí me pongo a cantar
    Al compás de la vigüela,
    Que el hombre que lo desvela
    Una pena estraordinaria
    Como la ave solitaria
    Con el cantar se consuela…


     

     

    Se agradece Difusión! Consultas, acreditaciones, etc: gabrielalarralde@hotmail.com

    Un buen libro para llevar de vacaciones

    Yo misma estoy en unas mini vacaciones, asi que leo mucho más de lo que mi normalidad me permite. Eso, lo saben, es pura felicidad, serotonina en su mejor nivel. Les recomiendo – entonces- un libro que acabo de terminar.

    Se llama Pájaros en la boca y es el segundo libro de cuentos de Samanta Schweblin (con quien siempre Pablo Ramos me comparó un tanto físicamente y otra tanto por personalidad). No conozco a Samanta, pero su escritura me fascinó. Recuerdo haber leído a Abelardo Castillo diciendo que un buen cuentista podía -si quisiera- ser un gran novelista, pero que esa regla no se aplica al revés. Samanta es una excelente cuentista, lo cuál -siguiendo la lógica Castillense- es tener el paraíso en tus manos.

    Qué decir, sus cuentos están llenos de tierra, de hogares, de crudeza, de seres fascinantes y giros de ficción muy bien logrados. Tienen algo de melancolía, un dejo de tristeza, pero esa tristeza que te saca una sonrisa… Sobre todas las cosas terminas de leer cada cuento con una sonrisa. Son inteligentes y sensibles, misteriosos. Hacía rato que no me encontraba una lectura como la suya. Llevense un pedazo de Samanta de vacaciones, no se van a arrepentir.

    Recomiendo especialmente los cuentos: Papá Noel duerme en casa, Pájaros en la boca, La medida de las cosas y El hombre sirena .

    Tristemente Perfecto

    Eso fue exactamente lo que pensé cuando terminé de leer este cuento de Abelardo Castillo, el domingo pasado.

    El cuento se llama La mujer de Otro y forma parte del libro El espejo que tiembla (Ed. 2005 Seix Barral).

    – Arranca así, y digan si no es un buen comienzo: “Siempre supe que un día yo iba a terminar llamando a esa puerta. Ese día fue esta noche”.

    enamorarse

    Por favor, leanlo, por favor, digan si no es perfecto. Está acá.-