Opciones para el Día del niño

El pedido de hoy fue muy específico, lo recreo para ustedes: “Hola Gaby! Que libros me recomendarías para el dia del niño para un chico de 10 años, que sean facil de conseguir en librerías? algo que sea bueno y no muy costoso! perdon si pido mucho! Jeje. Agradecería tu respuesta. Besos! Franco”.

Vamos con algunos libros, entonces, a partir de los 10 años, ninguno cuesta más de $30.

CUENTOS CON MAGIA de Ana María Shua.

Todo es posible en las páginas de este libro de cuentos, en el que Ana María Shua llevará a los lectores a recorrer un mundo maravilloso, habitado por magos, brujos, sabios y hechiceros, cuyas historias forman parte del patrimonio cultural de la humanidad.

 

EL ÚLTIMO ESPÍA de Pablo De Santis.

Hay misterios que es mejor no resolver. El espía Canguro Embalsamado nota que los bares ya no albergan más gente misteriosa, y los cines ya no son más el escenario para el intercambio de mensajes secretos. Y cuando por la calle se ve gente de impermeable, es porque llueve. En el momento en que su agencia de espionaje cierra y él se transforma en el Último Espía, sus días de secretos y peligros parecen terminar. Pero llega el llamado de un Millonario Misterioso que lo contratará para develar muchos enigmas más. Sus días de espía recién comienzan.

Casi cualquier de Roal Dahl, según los gustos del niño. Dahl es el autor de Charlie y la fábrica de chocolates, la película que – luego- realizó Tim Burton, de Matilda y otras historias también llevadas al cine.

Leer más »

La Biblia Shua

Un grito entra por la ventana. Si lo dejo salir, volverá a molestarme. Rápidamente bajo las persianas y me entiendo con él. Le propongo sonar libremente en los horarios que prevé el reglamento. El es frugal. Yo soy generosa. Sin embargo, la convivencia resulta imposible. A la larga, dormir toda la noche con un grito reprimido suele traer dolores de cabeza.

Cazadores de letras, minificciones reunidas,

de Ana María Shua.

En España, Páginas de Espuma publicó una recopilación de todas las microficciones de Ana María Shua, el resultado es un libro de 500 páginas. Tuve la suerte de conseguirlo en Librería Norte.

Cómo se escribe hoy una historia de amor

Nueve escritores cuentan en Ñ qué recursos utilizan para relatar sus romances. Ellos entregan sus claves y cuentan qué herramientas ya no sirven en nuestra época. Acá rescato las que me parecieron más interesantes…

Ana María Shua, autora de Los Amores de Laurita, afirma que la representación cambia a través del tiempo, pero el amor es el mismo y que lo que cambia es la escenografía, el telón de fondo. “Sin desdicha, separación, pérdida, sufrimiento, no hay novela,” cuenta Ana María Shua. “Por eso no recordamos Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen, como novela de amor, termina demasiado bien, y sí en cambio Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë.” La autora de El Libro de los Recuerdos considera que no hay novela de amor más atroz y desgarradora que Lolita, porque el amor de un hombre mayor por una niña de 12 años “está destinado al rechazo y al horror.

Guillermo Saccomanno, autor de Bajo Bandera y El oficinista, admite su escepticismo y, de plano, descarta el amor, que sería “un absoluto hipócrita dentro de la sociedad capitalista”, dice. Saccomanno descalifica la novela romántica, a la que define como un género “ñoño” que sirve “de consuelo para secretarias, mucamas y amas de casa desesperadas”. El novelista es tajante: “¡Pero de qué amor hablamos, si es tan improbable como la existencia de Dios! Es equívoco hablar de amor en una sociedad donde los chicos se mueren de hambre”.

Imágen: Mark Ryden

Leer más »

El mundo desde una lupa

Les dejo la desgrabación de la Cumbre de Microficción que hicimos el Martes pasado en Eterna Cadencia. Estuvimos charlando con Ana María Shua, Raúl Brasca, Fabián Vique y Juan Romagnoli.
Ana María Shua y Juan Romagnoli llegan casi al mismo tiempo, poco antes de las 19. Los invitamos a pasar al living donde los esperan para grabar unas entrevistas con Canal à. Ani pregunta “¿Lo esperamos a Raúl para arrancar?” No hace falta: ahí llega Raúl Brasca con una sonrisa que va a mantener durante todo el encuentro. Fabián Vique, el último en entrar, cuando ve la cámara prendida sobre los ojos de Ani determina: “Ella es la vedette de la microficción”. Terminan las entrevistas, nos ubicamos todos en la mesa, aceptan las copas de vino, Raúl asegura que irá por otra más. El salón está casi lleno, las mesas han sido compartidas. Comienza el microencuentro, pueden escuchar las lecturas aquí.
 
¿Cómo llegaron a leer y escribir microrrelatos?
 

Cumbre de Microficción

microficción en eterna cadencia

Mañana a las 19, dentro del ciclo de los Martes de Eterna Cadencia, Ana María Shua, Raúl Brasca, Juan Romagnoli y Fabián Vique participan de un encuentro donde hablarán de los secretos y placeres de la microficción y leerán algunos textos. Con entrada libre y gratuita.

Finca Las Moras auspicia el ciclo e invita al público asistente con una copa de Alma Mora.

Leer más »

El mundo entero a golpe de vista

La microficción aspira a la perfección: “Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata”, dice David Lagmanovich.
Por G.L.

Los conocemos con el nombre de microcuentos, microrrelatos, microtextos, minificciones o textículos, y algunas definiciones los encierran en “la narrativa que ocupa el espacio de una página”. La norma principal pareciera ser su duración, la idea de que se pueda leer de un solo vistazo. Sin embargo, el escritor David Lagmanovich en su libro El microrrelato. Teoría e historia va más allá y afirma que la naturaleza del microrrelato no consiste solo en la extensión del texto, aunque sea su principio, sino también en sus rasgos: “Se busca la perfección. Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata. Todas las palabras son importantes”.

El primero microtexto que se cita al evocar el género es el del escritor guatemalteco Augusto Monterroso:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Tal es la fama que adquirió esta minificción en el mundo que el especialista mexicano Lauro Zavala escribió en 2002 El dinosaurio anotado, una recopilación de decenas de microrrelatos que surgieron a partir de la influencia de éste. Uno es el caso del escritor español Juan José Merino:

Al despertar, Augusto Monterroso se había convertido en un dinosaurio. “Te noto mala cara”, le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina.

Eduardo Berti escribió, también, en esta línea  “Otro dinosaurio”:

Cuando el dinosaurio despertó, los dioses todavía estaban allí, inventando a la carrera el resto del mundo.

Leer más »

Crónica de la Maratón del Martín Fierro

Patricio Zunini de Eterna Cadencia ya subió al blog la crónica del 25 con fotos de cada escritor/lector. Lo comparto con todos ustedes, aprovecho para agradecer a las personas que se acercaron, a los escritores, a Patricio con quién hicimos gran equipo y a Pablo Braun que posibilitó que se realizara el evento.

Martín Fierro Bicentenario

Por P.Z.

Se dice que la Odisea se reconstruyó con la memoria colectiva: si algún día se perdiera el Martín Fierro, seguramente a través de la memoria colectiva volveríamos a recrearlo. No hay muchos íconos nacionales que nos hermanen incuestionablemente. San Martín, los ex combatientes de Malvinas, el Martín Fierro de José Hernández. No muchos más. Los argentinos que viven en el extranjero dicen que lloran cuando escuchan un tango, que extrañan el dulce de leche, o que compran -en cuanto pueden- un ejemplar del Martín Fierro.

Ayer, 25 de mayo, festejamos el Bicentenario con una “lectura maratónica” del Martín Fierro.

Diez minutos después de la dos, Abelardo Castillo quebró la tarde con el “Aquí me pongo a cantar”. Difícil tarea, tuvo que interpretar una estrofa ininterpretable -si se me permite el neologismo- de tantas veces oída. Continuó entusiasmada Sylvia Iparraguirre. Ambos, en realidad casi todos, trajeron su propia edición del Martín Fierro.

-¿Ya leyó, mi china? -le dijo Abelardo a Sylvia cuando terminó. Ambos suspendieron unas obligaciones que tenían para poder estar presentes en este encuentro.

El tercero en leer fue Horacio González. Fue este el primer encuentro en el que el Director de la Biblioteca Nacional participó en Eterna Cadencia, esperamos que no sea el último. Leyó con ímpetu pero a la vez con un tono paisano que le aportó una picardía especial a su lectura.

-¡Nos vemos en todos los eventos! -con un abrazo Castillo recibió a Ricardo Piglia.

Piglia siguió a González. En su fragmento estaba el famoso verso “va cayendo gente al baile”: él mismo pidió leerlo.

Leer más »

Los detalles de la Maratón del Martín Fierro

Mañana Martes 25 a partir de las 14 en Honduras 5574 comenzará la lectura de la Ida en la voz del gran Abelardo Castillo (todo un honor!). Alrededor de las 16:30 Pablo Alabarces (UBA) comenzará La Vuelta que finalizará a las 20 hs. el poeta folklorista Argentino Luna.

Habrá lentejas, pastelitos, tortas fritas y chocolatada. Además la proyección de materiales temáticos y una banda en vivo! Tienen que pasar un rato…

14:00 Abelardo Castillo
14:20 Sylvia Iparraguirre
14:40 Horacio González
15:00 Ricardo E. Piglia
15:20 Guillermo Martínez
15:40 Liliana Heker
16:00 Samanta Schweblin
16:20 Pablo Alabarces
16:40 Jorge Consiglio
17:00 Ana María Shua
17:20 Eduardo Muslip
17:40 Patricio Zunini
18:00 Vicente Battista
18:20 Federico Andahazi
18:40 Juan Terranova
19:00 Pablo Katchadjian
19:20 Lucía Puenzo
19:40 Reynado Sietecase
20:00 Argentino Luna

 

Organiza Eblogtxt 🙂

Atención pido al silencio y silencio a la atención

Porque Eterna Cadencia y Eblogtxt presentan:

Dentro del ciclo “Los Martes de Eterna Cadencia”, el Martes 25 de Mayo vamos a festejar el Bicentenario de La Nación con una lectura maratónica del Martin Fierro.

A partir de las 14 horas, veinte de los escritores más representantes de la Argentina van a leer una parte del Martin Fierro. La lectura de la Ida y la Vuelta terminará alrededor de las 20 horas en Eterna Cadencia, Honduras 5574, Palermo.

Abelardo Castillo, Sylvia Iparraguirre, Horacio González, Ricardo E. Piglia, Guillermo Martínez, Liliana Heker, Samanta Schweblin, Pablo Alabarces, Jorge Consiglio, Ana María Shua, Vicente Battista, Eduardo Muslip, Federico Andahazi, Juan Terranova, Pablo Katchadjian, Lucía Puenzo, Reynaldo Sietecase y algunas sorpresas más como Argentino Luna.

Abelardo Castillo dará el puntapié inicial de la obra de José Hernández:

Aquí me pongo a cantar
Al compás de la vigüela,
Que el hombre que lo desvela
Una pena estraordinaria
Como la ave solitaria
Con el cantar se consuela…


 

 

Se agradece Difusión! Consultas, acreditaciones, etc: gabrielalarralde@hotmail.com

Contra las Microficciones

Acabo de leer en Perfil una nota que salió en la cuál se desvaloriza a la Microficción como género y no es la primera vez. Conozco muchos intelectuales y escritores que maltratan al Micro Cuento.  Es increíble, cada vez hay menos espacio para la Literatura, cada vez se lee menos y en vez de ampliar el espectro ayudando a que otras formas crezcan, se las critica desde adentro.

No estamos hablando de dos frases escritas al azar, estamos hablando de un género que crece a nivel mundial y que en la Argentina tiene grandes representantes como Ana María Shua, Luiza Valenzuela, Raúl Brasca, David Lagmanovich, Eduardo Berti…

Basta de intelectualidades estúpidas… Vamos con una Microficción:

Los acontecimientos del pasado son los que determinan el presente. Por ejemplo, si tus padres no se hubieran conocido, hoy no existirías. Cuanto más se retrocede en el encadenamiento de circunstancias que conforman la historia del mundo, más inesperadas y sutiles serán las consecuencias que acarree el hecho más nimio, en una compleja, casi infinita sucesión de concatenaciones. Por ejemplo, si durante el cretásico superior cierto plesiosaurio carnívoro no se hubiera comido los huevos que una hembra de triceratops desovó tontamente cerca de la orilla, quizá, vaya uno a saber, me seguirías queriendo…

Ana María Shua

Concatenación

20382

Los acontecimientos del pasado son los que determinan el presente. Por ejemplo, si tus padres no se hubieran conocido, hoy no existirías. Cuanto más se retrocede en el encadenamiento de circunstancias que conforman la historia del mundo, más inesperadas y sutiles serán las consecuencias que acarree el hecho más nimio, en una compleja, casi infinita sucesión de concatenaciones. Por ejemplo, si durante el cretásico superior cierto plesiosaurio carnívoro no se hubiera comido los huevos que una hembra de triceratops desovó tontamente cerca de la orilla, quizá, vaya uno a saber, me seguirías queriendo…

Ana María Shua

Ana María Shua en Eterna Cadencia

Nos avisa Patricio Zunini, que mañana entrevistará a Ani Shua. Una amiga de la casa y excelente escritora. Estaremos allí a las 19 hs (Eterna Cadencia es Honduras 5582).

shua(1)

Les dejo una Microficción suya para compartir hoy, Lunes:

OTRO PACTO CON EL DIABLO

El exceso de oferta hace bajar los precios. Almas excelentes se venden por favores minúsculos (un departamento de dos ambientes, seis meses de juventud, los favores de una dama de cierta edad, garantía contra los cortes de luz). Sobre todo, hay que tener paciencia. El señor del Mal es ubicuo pero no se prodiga: por no malbaratar su imagen, se reserva para los grandes contribuyentes. En el departamento de compras, su equipo hace lo que puede. Finalmente creo que hay almas que están en el Paraíso sólo porque sus dueños se pasaron toda la vida esperando inútilmente una propuesta tentadora.