Publican una antología de textos inéditos de Bukowski

Ausencia del héroe. Relatos y ensayos inéditos (1946-1992) fue lanzado por la editorial Anagrama, donde se compilan por primera vez textos inéditos en castellano del escritor estadounidense, nacido en Alemania, Charles Bukowski (1920-1994).

“Tras publicar más de cincuenta libros en vida, muchos relatos y artículos importantes de este escritor continúan dispersos o inéditos. Este volumen es una antología de esta obra desperdigada” informaron desde la editorial.

El libro reúne los primeros cuentos que publicó en revistas a finales de la década de 1940, textos que muestran un viaje contracultural por las batallas literarias de los cincuenta, la agitación psicodélica de los sesenta, los placeres narcisistas de los setenta y la distopía reaganista de los ochenta. Además, ofrece crónicas de sus infames recitales públicos, reseñas de su propia obra, desternillantes entregas de su columna en la prensa y otras joyas recién descubiertas. (Télam)

Born into this, el documental sobre Bukowski

Todavía puedo revivir la vergüenza que sentí ese día. No recuerdo qué edad tenía pero no la suficiente para saber. “¿Qué estas leyendo?” me preguntaron. Era un libro que había encontrado en la biblioteca de mi casa, contesté, mirando el lomo: “La máquina de follar“. De otro lado se escucho una risa, “¿Sabés que significa follar?”. Hice un silencio. “Preguntale a tu mamá”, me dijeron. Y cómo no había Google por esos años, busqué la palabra en el diccionario Espasa Calpe. Entonces comprendí que ese libro también iba a tener que leerlo a escondidas.

Ese fue mi primer acercamiento a Buko y será por eso que pasaron los años, los libros y yo le sigo teniendo taaanto cariño. Cuando alguna vez lo tildan, por ahí, de misógino, me da tristeza, ojo no por él, por la que lo está haciendo, porque  no entendió nada, no de él, no entendió verdaderamente nada del amor, ni del dolor.

“Si a tus amigos comienza a gustarles lo que escribes algo anda mal”, solía decir.

Anoche vi el documental “Bukowski, Born into this” (2003) dirigido por John Dullaghan donde se lo ve recitando y en varias entrevistas cuenta cómo fue su niñez, el desarrollo de su escritura y su tardía fama.

“Todo en mi vida ha llegado tarde. Los periodistas y las cámaras y toda esa mierda. Las jovencitas rubias de coño firme llegaron muy tarde. Pero los dioses pusieron una gran fuerza en mí, por eso resistí“. Varias de esas mujeres aparecen en el video y cuentan varias de ellas que Bukowski estaba obsesionado con el sexo y llamaba a su pene, la cebolleta púrpura.

Durante mucho tiempo ganó dinero haciendo shows en diferentes cuidades de Estados Unidos, recitando sus poemas siempre que hubiera dos o tres botellas de vino cerca. En el documental se lo ve en varios bares y hasta se ve cómo un día, pasado de vino, pide que le pongan un balde en el escenario donde poder vomitar. Algo que me gustó fue que Dullaghan no usa voz en off, si no que va intercalando relatos de amigos del escritor y personalidades que lo conocieron. Uno de ellos es el cantante Bono, también aparece Tom Waits y el actor Sean Penn.

Sobre su infancia traumática

“Mi infancia fue una historia de terror. ¿Alguna vez te pegaron con la correa de un barbero tres veces por semana desde los seis hasta los doce años? … ¿Sabes cuantas palizas son esas?”. Bukowski vuelve a la casa donde se crió y al escenario de esos golpes durante el documental. Se lo ve en el baño, mostrando exactamente cómo se paraba para recibir los golpes que su padre alemán le daba.  “Fue un entrenamiento. Me enseñaba a escribir. Cuando aguantas tanto ese sufrimiento logras la tenacidad para decir exactamente lo que querés decir, para sacarte de encima todas esas palizas”. Al principio, Hank cuenta que gritaba mucho, sobre todo a los seis y siete años, pero recuerda que cerca de los once fue la última paliza y en ella no gritó ni una vez. “Creo que eso lo asustó porque fue la última vez que lo hizo”.

Cómo supo que era escritor

Uno nunca sabe cuándo se es escritor, pero hay un momento donde uno empieza a pensar que es escritor”. Fue a los 13 años cuando, todavía en el colegio, comenzó a escribir un cuaderno y sintió que era fácil y que lo hacía sentir bien.

De dónde viene su apodo Hank

Su nombre completo era Henry Charles Bukowski Jr. cuando empezó a firmar sus textos lo hacía como Charles porque creía que ese era un mejor nombre para un escritor. Su apodo Hank viene de su primer nombre Henry.

Porque no participó en la segunda guerra mundial

“El psiquiatra no me aceptó. Me preguntó si creía en la guerra y le dije que no. Me preguntó si quería ir a la guerra y le dije que sí. Se rió y me dijo que era una persona inteligente, que no iba a ir a la guerra. Luego me invitó a una fiesta en su casa, le dije que no iba a ir y me despidió riendo”.

En 1988 le diagnositcaron tuberculosis pero se sobrevivió. Siguió tomando y escribiendo hasta que murió de leucemia en 1994. Odiaba a Mickey Mouse, por sus tres dedos y porque según él, no tenía alma.

Hay un triste pájaro azul en mi corazón que quiere salir.

Pero soy duro con él, y le digo que se quede ahí.

“No voy a permitir que te vean!!!”.

 Hay un triste pájaro azul en mi corazón que quiere salir.

Pero yo doy whisky y le hago respirar el humo de los puros,

y las putas y los camareros y los dependientes de los comercios.

Nunca se dan cuenta de que está ahí dentro.

Hay un triste pájaro azul en mi corazón que quiere salir.

Pero soy duro con él, le digo: “quédate ahí abajo!!!”.

“¿Quieres meterte en un lío?¿es qué quieres joderme lo que he trabajado?

¿Es qué quieres hundir la venta de mis libros en Europa?”.

Hay un triste pájaro azul en mi corazón que quiere salir.

Pero soy muy listo. Solo lo dejo salir alguna vez por la noche, mientras todos duermen.

Le digo: “ya se que estas ahí, no estés triste”.

Después me lo vuelvo a guardar, pero él canta un poco ahí abajo.

No le dejo morir del todo.

Y dormimos juntos así, con nuestro pacto secreto.

Y es tan tierno, como para hacer que un hombre llore, pero yo no lloro ¿lloras tú?

Charles Bukowski. 

Grandes peleas de pareja en la literatura

Carver, Bukowski y Nabokov: tres grandes escritores que han conseguidos escribir las mejores peleas conyugales.

Por G.L.

Pocas escenas de la vida son tan ricas para retratar como las peleas de pareja. Cuando, en un cuento o novela, se avecinan estas batallas uno agudiza los sentidos y se sumerge de lleno en la tensión entre el odio y el amor. Estas guerras alcanzan grados impensables de violencia psicológica porque ponen en juego los sentimientos y las actitudes extremas de sus personajes.

lolita poemas de qué hablamos cuando hablamos de amor

Grandes escritores han sabido describir la furia que sólo se desata ante un ser amado o al que se ha amado. El rencor, el orgullo, el olvido, el desinterés se funden de manera tan aguda que en cualquier otro contexto el relato parecería exagerado, excesivo. No así en el marco de una pareja donde pareciera que casi cualquier cosa puede pasar. Y, en verdad, cualquier cosa pasa en esas discusiones que -en mayor o menor medida- todos hemos vivido.

Muchos escritores latinoamericanos tienen historias donde el amor llega al precipicio. Como con el fuego demasiado fuerte: la espuma puede durar unos instantes o permanecer durante una vida.

Existen diferentes tipos de peleas. Hay discusiones en la que ambos se tiran con sillas por la cabeza, otras en la que uno se desborda ante la calma del otro. Hay discusiones que parecen monólogos interrumpidos sólo por silencios, gestos y pensamientos. Está también la guerra fría en donde desaparece el cuerpo a cuerpo y, sin embargo, no desaparece el dolor.

Es genial la descripción que hace Teresa, “Terri”, el personaje de Raymond Carver en ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? sobre la gran pelea con su ex:

“Una noche me dio una paliza. Me arrastró por toda la sala tirando de mis tobillos. Y me decía una y otra vez: “Te quiero, te quiero, zorra”. Y mi cabeza no paraba de golpear contra las cosas”.

Esta relación y sus constantes peleas no tiene desperdicio. El episodio final antes del suicidio de él se parece a una pelea callejera. Sin embargo, Terri intenta convencer con su relato una y otra vez a los reunidos en su casa: “Algunas veces actuaba como un loco, es cierto. Lo admito. Pero me amaba. A su modo, quizá, pero me amaba. En todo aquello había amor, Mel. No digas que no“.

Leer más »

Recomiendan un poema por día

Hoy, uno de mis preferidos escrito por Bukowski.

Ella dijo

¿Qué hacés con todos esos pañuelos de papel en tu auto?
Nosotros no tenemos pañuelos como esos
¿Cómo es que la radio de tu auto está siempre puesta en alguna estación de rock and roll?
¿Andas por ahí con alguna cosita joven?
Estás tirando jugo de mandarina en el piso.
Siempre que vas a la cocina este trapo queda húmedo y sucio
¿Cómo puede ser?
Cuando llenas la bañera nunca la limpias primero
¿Por qué no pones tu cepillo de dientes atrás en el botiquín?
Siempre deberías secar tu navaja.
A veces pienso que odias a mi gato.
Martha dice que estuviste con ella sentado en la escalera y no tenías pantalones
No deberías usar esos zapatos de $100 en el jardín
y no tienes que andar encima de lo que plantaste
Eso es tonto
Siempre tienes que poner la comida del gato en el mismo lugar.
No hagas pescado al horno en una sartén…
Nunca vi a nadie que frene como vos

Vamos al cine… ¿Qué te pasa?
pareces deprimido.