Poema x poema y el mundo quedará alzado

Imagen

No todas las heridas se vuelven perla

Desde ese verano hasta el verano del siguiente año, viví en una habitación que parece la concha de una almeja. ¿Que cómo lo pasé? No hice nada. Sólo respiré sin hacer nada, absolutamente nada. Inhalación y exhalación. Cuando, sin hacer nada, no hago más que respirar, la ventanilla de mi nariz no se diferencia de la ventanilla de la nariz del vacío, mi inhalación es la exhalación del vacío y mi exhalación la inhalación del vacío… Claro que también suspiré. ¡Suspiros! Cada vez que suspiraba, también el vacío se entristecía suspirando largamente. ¿Quién habría sido capaz de alegrarse de mi tristeza? En una habitación que parecía la concha de una almeja viví de la respiración y el silencio. Pensando en que, al pudrirse la herida, la flecha venenosa también se eliminaría. 

En una habitación que parece concha de almeja,
en Autobiografía del hielo, de Choi Seung-Ho.
Traducción Kim Un-kyung. Editorial Bajo la Luna. 

Un poema por lluvia y el mundo quedará medicado

Al manosear la masa de harina
la impresión de no poder deshacerse
de la masa pegada en las dos manos
los insectos que revolotean adheridos a plantas o animales
y la pareja de enamorados cohibidos
ante el sexo pegajoso y endemoniado
¿no lo habrían experimentado lo suficiente?
Los maniquíes de las vidrieras
vestidos con traje de novia
nos recuerdan la aguada masa gris.
Es con el cráneo vacío
al que se le ha eliminado el instinto
me recuerda a la momia de alta estatura en vendajes
en una ciudad de maniquíes, hormigón y hierro, 
la lluvia que desea inflarse en la masa de bienes materiales, 
la lluvia al calarse la ropa y tocar la carne
se entremezcla con la savia oculta
¿de quién, puedo decir que es realmente la lluvia?
Si es mía esa lluvia mezclada con la lluvia
cae la tormenta
con el vigor para ahogar
incluso a los que celebraron el rito de la lluvia
la tormenta que cae a cántaros, sin tener dónde calarse
aumenta a repentinamente
agua que se arremolina por la calle
¿debía forzosamente clasificar esa agua como agua errante?

Clasificación de la lluvia, Choi Seung- Ho.

Autobiografía de Hielo. Traducción Kim Un-kyung.

Ediciones Bajo la Luna. Poesía

IMPERDIBLE. Un libro cautivante.