Tres luces, Claire Keegan

Hacía rato que tenía ganas de leer algo de esta escritora irlandesa contemporánea que comenzó a editar el año pasado Eterna Cadencia Editora.

La historia se ubica en la Irlanda rural de principios de los ochenta. Allí, una niña es llevada a casa de unos parientes a pasar una temporada, hasta que su madre haya dado a luz al último de sus hermanitos. En casa de los Kinsella todo contrasta con su hogar: hay baño y no letrina, una máquina blanca a la que llaman freezer, e insisten en que allí no hay secretos. Pero ella no solo descubrirá uno, sino también que el dolor puede convertirse en ternura y que la ternura no es siempre nítida.

“Me levanto en ese lugar nuevo con esa vieja sensación de calor y de frío al mismo tiempo. Mrs. Kinsella no lo nota hasta más tarde, cuando deshace la cama.
– Dios Santo, dice.
– ¿Qué?
– ¿Quieres mirar?
– ¿Qué?
Quiero decirle, ahora mismo, admitirlo y ser enviada a casa para que se termine.
– Estos colchones viejos -dice- chorrean. Siempre están chorreando. ¿En qué estaba pensando yo poniéndote en uno?
Lo arrastramos por las escaleras y lo sacamos al patio soleado. El sabueso se acerca y lo huele, listo para levantar la pata”.
 

Me gustó, tiene momentos muy buenos donde logra trasmitirnos exactamente las sensaciones de esa nena que debe acomodarse a una familia de extraños. Sin embargo, creo que podría haber profundizado más. Es una novela corta, que bien podría ser una primera parte de otra más amplia.

Si les interesa la temática, niñez, padres, secretos de familia, es una buena opción para disfrutar un fin de semana de frío.

Leer más »