La editora de Tusquets cuenta intimidades

La Nación publica hoy una entrevista a Beatriz de Moura, la dueña de Tusquets. En la nota, la célebre editora relata en detalle su vida y algunos episodios de su relación con grandes escritores como Borges, Bioy y Silvina O. La célebre editora que desnuda la intimidad de los escritores

La rubia ex comunista asegura:

-Marguerite Duras era fea como un sapo y muy antipática.

-Adolfo Bioy Casares, un machista.

-Emile Cioran [el autor de En las cimas de la desesperación] era casi un muerto de hambre que escribía libros con mucho humor.

-Mario Vargas Llosa vivía obsesionado con la raya de los pantalones, y su mujer de entonces, la famosa tía Julia, era una mandona que lo miraba planchar.

-La declararon huésped de honor de la ciudad de Buenos Aires.

-Sí. Fue un lindo homenaje, especialmente porque para mí no hay corte cuando vengo de Barcelona para acá; es como más de lo mismo, son ciudades similares. Y a mí me encanta estar en Recoleta, porque acá conocí a todo ese grupo de escritores, como Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo, Pepe Bianco…

-¿Se juntaban a charlar?

-Más bien acompañábamos a Bioy a La Biela a que comiera su bife, o el revuelto gramajo, las comidas que más le gustaban y que matarían a cualquiera antes de los 30 años. El decía que se sentía mejor en Madrid que en Barcelona, porque había más bife.

-¿Cómo era el trato de Bioy?

-El sabía a quién tenía que seducir y a quién no, y siempre nos trataba con una distancia aristocrática. Era machista y tenía una enorme incapacidad para comunicarse naturalmente con las mujeres.

-¿Y con Silvina cómo era?

-Muy cariñoso, tenían mucho humor juntos, con ella se reía mucho. Pero ya ves, con estas contradicciones, por un lado, un seductor nato, por el otro, la incapacidad de comunicarse naturalmente con las mujeres y, por último, eso de comportarse como un hijo, como un hermano de Silvina.

-¿Coincidió con Borges alguna vez?

-Sí, estaba con mi marido. Lo curioso que Borges, que ya estaba ciego, llegó solo y se pusieron a hablar entre ellos, con Bioy. Creo que a nosotros no nos vieron directamente. La que se puso mal fue Silvina, se hundió en un silencio profundo.

-¿Y por qué cree que es?

-Porque creo que Silvina pensaba que Borges no lo trataba a Bioy como se merecía.

Leer más »