La Pepsi Principito

Cerca del 25 de Mayo Cap. Intriga publica este post que me encantó en Son Cosas Mías!

Cuenta que en Tokio salió la nueva Pepsi Baobab. Si, como los Baobabs que atormentaban al Principito!!  Esta cola viene con extractos de estos gigantezcos árboles.

Quiero una!

Al parecer, el fruto del Baobab tiene un sabor picante, contiene más vitamina C que las naranjas y más calcio que la leche.

Sobre la desaparición del autor de “El Principito”

Hace 65 años los radares de la Resistencia perdieron el rastro de uno de sus aviones Lightning P38 en el Mediterráneo y la leyenda de su piloto, Antoine de Saint-Exupéry, comenzó a mezclarse en el imaginario colectivo con las páginas del más memorable de sus libros, El principito.

La nota entera en Ñ.

Venderán un manuscrito de Saint- Exupéry

Están exhibiendo en París un manuscrito del autor de El Principito valuado en 400 mil dólares. exupery

Es un original donde el escritor relata el accidente de avión que lo tuvo cuatro días desaparecido en el desierto!! Les suena?? Nunca fue publicado íntegramente, será subastado el próximo 17 de junio.

Yyyyy Como las personas somos animales por naturaleza ventajosos, aprovechamos esta noticia y desde eBlogtxt compartimos unas frases del niño de los Baobabs:

– “He frecuentado mucho a las personas mayores y las he conocido de cerca; pero esto no ha mejorado mi opinión sobre ellas”.

el_principito_2– “¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras (…) ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla”.

-“Sólo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar- continúo el rey-. La autoridad reposa principalmente en la razón. Si ordenas a tu pueblo que se tire al mar, el pueblo hará la revolución”.

– El zorro: “Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces, tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mi único en el mundo, como yo lo seré para ti (…) Sólo se conocen bien las cosas, si las domesticamos. Los hombres no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas… Domestícame! Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres yo empezaría a ser dichoso. (…) Los ritos son necesarios. (…) Cada uno es responsable de aquello que ha domesticado”.

Y bueno, para terminar, para la hinchada, el clásico: “Sólo con el corazón se puede ver bien: Lo esencial es invisible para los ojos”.