La arquitectura de la mentira

Este es el nombre del próximo libro del escritor Pablo Ramos donde contará su experiencia con la literatura y dará consejos a quienes quieran escribir.

“Con los escombros de una vida, los ladrillos de una literatura”.

Pueden ir leyendo algo en el blog que armó. El primer texto es genial. Lo comparto con ustedes. Acá.

Aprendíz de Escritor

riveraEntrevista al escritor Andrés Rivera

Son las 10 de la mañana, Andrés Rivera se arrima a la mesa de su departamento dos ambientes sobre la calle Etcheverría en el barrio de Belgrano  y acomoda sus papeles. Hace apenas 10 minutos estaba escribiendo. La mesa que usa como escritorio está cubierta de anotaciones y lapiceras: “Tengo muchas y todas son las mejores, tengo un edén de lapiceras preferidas” cuenta abriendo sus ojos azules. Está escribiendo a mano su próxima novela sobre un cuaderno rayado y con una lapicera Parker azul de cartuchos largos, va por la página 23. Sin embargo, aún no tiene nombre y saldrá en apenas dos o tres meses.

-¿Cómo es su rutina cuando escribe?

Me levanto a las 8 de la mañana, compró el diario y lo leo. Después releo mis  papeles. Algunos tienen ideas que se me ocurren de noche, otros palabras sueltas, en fín, los ordeno y leo las hojas que escribí el día anterior. Hago correcciones sobre los últimos escritos y ya estoy listo para empezar.

-¿Escribe todos los días?

No, acá tengo todo anotado, soy muy riguroso con mi trabajo. En esta hoja anoto el día que es, luego la hora en que comienzo a escribir y en la que termino. Después registro hasta la página que llegué. A veces juego conmigo mismo y me digo: “¿Llegaré alguna vez hasta la página 70?”. Ahora voy por la página 23… No es un lindo número me gustan los números múltiplos de 3, trato de terminar mis libros en esos números.

-¿Cuándo se termina una obra, cuándo se dice “fín”?

Mire, toda escritura es provisoria. Yo gané un premio en 1992 – recibió el Premio Nacional de Literatura- por “La revolución es un sueño eterno”, pero si me lo dieran hoy, y tuviera tiempo, lo reescribiría. Ese libro fue provisorio, lo terminé porque mi cabeza no me permitió seguir. Yo creo que uno dice “fin” cuando su cerebro lo hace. Además yo soy un aprendiz, considero que todos lo somos, los maestros ya murieron. Ellos eran: Roberto Arlt, Julio Córtazar, Jorge Luis Borges, Ernest Hemingway, Raymond Chandler, William Faulkner…

Leer más »