Mañana es la sexta edición de la OBB

Estas vez las lecturas de Microficciones serán en San Telmo.  El ciclo de lectura de microficciones La Orden de la Brillante Brevedad (OBB) viene haciendo un lindo trabajo. Si no siguieron los eventos anteriores, lo pueden ver en su blog. El evento contará con la presencia de los reconocidos escritores Jorge Accame, Eugenio Mandrini, Jorge Ariel Madrazo y Gloria Pampillo. Al finalizar habrá micrófono abierto para los integrantes del público que deseen leer sus microrrelatos, y se realizará un sorteo de libros de Macedonia Ediciones.  Librería La Libre. Bolívar 646. 19:30hs, con entrada libre y gratuita.

Leer más »

El mundo desde una lupa

Les dejo la desgrabación de la Cumbre de Microficción que hicimos el Martes pasado en Eterna Cadencia. Estuvimos charlando con Ana María Shua, Raúl Brasca, Fabián Vique y Juan Romagnoli.
Ana María Shua y Juan Romagnoli llegan casi al mismo tiempo, poco antes de las 19. Los invitamos a pasar al living donde los esperan para grabar unas entrevistas con Canal à. Ani pregunta “¿Lo esperamos a Raúl para arrancar?” No hace falta: ahí llega Raúl Brasca con una sonrisa que va a mantener durante todo el encuentro. Fabián Vique, el último en entrar, cuando ve la cámara prendida sobre los ojos de Ani determina: “Ella es la vedette de la microficción”. Terminan las entrevistas, nos ubicamos todos en la mesa, aceptan las copas de vino, Raúl asegura que irá por otra más. El salón está casi lleno, las mesas han sido compartidas. Comienza el microencuentro, pueden escuchar las lecturas aquí.
 
¿Cómo llegaron a leer y escribir microrrelatos?
 

Cumbre de Microficción

microficción en eterna cadencia

Mañana a las 19, dentro del ciclo de los Martes de Eterna Cadencia, Ana María Shua, Raúl Brasca, Juan Romagnoli y Fabián Vique participan de un encuentro donde hablarán de los secretos y placeres de la microficción y leerán algunos textos. Con entrada libre y gratuita.

Finca Las Moras auspicia el ciclo e invita al público asistente con una copa de Alma Mora.

Leer más »

El mundo entero a golpe de vista

La microficción aspira a la perfección: “Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata”, dice David Lagmanovich.
Por G.L.

Los conocemos con el nombre de microcuentos, microrrelatos, microtextos, minificciones o textículos, y algunas definiciones los encierran en “la narrativa que ocupa el espacio de una página”. La norma principal pareciera ser su duración, la idea de que se pueda leer de un solo vistazo. Sin embargo, el escritor David Lagmanovich en su libro El microrrelato. Teoría e historia va más allá y afirma que la naturaleza del microrrelato no consiste solo en la extensión del texto, aunque sea su principio, sino también en sus rasgos: “Se busca la perfección. Cada palabra cuenta, vale decir, narra o relata. Todas las palabras son importantes”.

El primero microtexto que se cita al evocar el género es el del escritor guatemalteco Augusto Monterroso:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Tal es la fama que adquirió esta minificción en el mundo que el especialista mexicano Lauro Zavala escribió en 2002 El dinosaurio anotado, una recopilación de decenas de microrrelatos que surgieron a partir de la influencia de éste. Uno es el caso del escritor español Juan José Merino:

Al despertar, Augusto Monterroso se había convertido en un dinosaurio. “Te noto mala cara”, le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina.

Eduardo Berti escribió, también, en esta línea  “Otro dinosaurio”:

Cuando el dinosaurio despertó, los dioses todavía estaban allí, inventando a la carrera el resto del mundo.

Leer más »