La construcción de un ídolo

Creo que escuché, en el día de hoy, por lo menos cinco veces la noticia sobre Maradona y su promesa. Dijo: “Si ganamos el Mundial me pongo en bolas en el Obelisco“. Esta declaración posterior al 5 a 0 ante Canadá bastó para la gran ovación de la gente.

Este es un claro ejemplo maradoniano de construcción del ídolo popular ¿Hubiera estado en boca de todos Maradona simplemente con el 5 a 0? Podríamos decir que sí, pero Diego sabe traspasar eso y convertirse día a día en un ícono más grande.

Entonces pensaba en eso, el fútbol y los ídolos. ¿Podría Messi llegar a ser un ídolo de tal magnitud? Estamos de acuerdo con que ningún jugador argentino logró las hazañas del 10 hasta ahora, pero más allá de eso, podría ser -en Argentina- ídolo un tipo tan peinado y correcto como Messi. Generaría identificación?

Tal vez este cuento de Fontanarrosa sea una posible respuesta. Se llama Lo que se dice un ídolo. Es la historia de Pedrito, un jugador de fútbol. La historia comienza así:

“Pedrito se apioló tarde de cómo venía la mano. Porque él podía haber sido un ídolo, un ídolo popular, desde mucho tiempo antes. Lo que pasa que el Pedro, vos viste cómo es, un tipo que se pasa de correcto, de buen tipo” (…)

Era un tipo que no se peleaba con el rival, que no se calentaba, que no andaba en ninguna cosa rara, no se metía con nadie, familia humilde, buen padre, buen marido, perfil bajo… Pero, ¿Qué pasaba con Pedrito? La gente lo quería, sí, era un gran jugador, algún cantito, alguna palmada, pero nada más. No era un ídolo popular. La gente no se tatuaba un Pedrito en el pecho envuelto en la bandera argentina.

¿Qué pasa entonces? Un día a Pedrito lo encuentran con un gato y después de que los medios lo persiguieran por una semana entera, le parte la cara a un jugador en medio de la cancha porque lo estaba boludeando. Listo! Pedrito= Ìdolo popular. La gente lo empieza a amar.

El cuento entero lo pueden leer acá, en tres minutos reloj.

Un lindo libro para regalar…

En 2008 compré el libro Retratos de Pablo Bernasconi y hoy me lo topé en mi biblioteca y me dieron ganas de hablar de él. Es una edición muy simpática donde figuran frases de personajes célebres, famosos de la Argentina y el Mundo. Lo original es que las frases están acompañadas por ilustraciones MUY buenas hechas por el autor. Aprovecho para acercarles algunas frases de escritores que figuran allí…

– No soy tan joven como para saberlo todo. Oscar Wilde

– Tengo dos problemas para jugar al fútbol. Uno es mi pierna izquierda. El otro es la pierna derecha. R. Fontanarrosa.

– Me levanté y fui hacia el jodido cuarto de baño. Odiaba mirarme en aquel espejo pero lo hice. Vi depresión y derrota. Unas bolsas oscuras debajo de mis ojos. Ojitos cobardes, los ojos de un roedor atrapado por un jodido gato. Tenía la carne floja, parecía como si le disgustara ser parte de mí. Charles Bukowski.

– La civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe. H. G. Wells.

– Me volví loco, con largos períodos de espantosa cordura. Edgar Allan Poe.

– La gente cree que soy una persona bastante extraña. Eso es incorrecto. Tengo el corazón de un niño pequeño. Está en un frasco de vidrio sobre mi escritorio. Stephen King.

– El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas buenas preguntas. Woody Allen.

… La que más me gustó fue la de un gran músico: Miles Davis, aplicable a cualquier ámbito o situación en la vida:

“NO HAY NOTAS EQUIVOCADAS; ES LA SIGUIENTE LA QUE LO DETERMINA”