Gabo le ganó un juicio a uno de sus personajes

Miguel Reyes, el demandante, reclama dinero por la novela, basada en su historia. Fue un hecho real y el escritor lo contó en “Crónica de una muerte anunciada”.

La historia es así: en 1981, García Márquez escribió Crónica de una muerte anunciada , una historia que transcurre en un pueblito, cerca de Cartagena de Indias. Allí se casan Bayardo San Román, un recién llegado, y Angela Vicario. Después de la boda, Bayardo descubre que su esposa no es virgen y la devuelve a la casa paterna. Ella le echa la culpa del desliz a Santiago Nasar, un joven vecino del pueblo. En la novela, que el propio García Márquez definió como “un acercamiento entre lo periodístico y lo narrativo”, sucede lo inevitable, lo anunciado del título: los hermanos de Angela asesinan a Santiago.

El fallo a favor de García Márquez fue a raíz de una demanda presentada por Miguel Reyes, quien el 21 de enero de 1951, en Sucre, en el norte de Colombia, se casó con Margarita Chica. Pocas horas después, Reyes devolvió a la novia: no era virgen. Ella les contó a sus padres que el “culpable” era un joven del pueblo, que terminó asesinado con un arma blanca para limpiar el honor de la familia. A García Márquez le gustó la historia, y, para escribirla, cambió nombres, inventó y agregó personajes.

Leer más »