Microficción de Martes

A Violeta le sobran esos dos kilos que yo necesito para enamorarme de su cuerpo… A mí, en cambio, me sobran siempre esas dos palabras que ella necesita para dejar de oírme y empezar a quererme.

Andrés Neuman.