Una edición para coleccionar

Se está vendiendo en Buenos Aires la nueva- vieja edición de Último Round, el libro de Julio Cortázar. El año pasado hice un post sobre él, pero lo interesante de esta nueva edición es que recrea la original.


En 1969, la primera edición de Último Round era un libro partido en dos. La primera parte del libro estaba ubicada en el extremo superior, y la segunda debajo. Por lo cuál uno puede ir leyendo el primer libro y el segundo viendo las combinaciones que suceden. Es realmente increíble. Vale la pena. Es de RM ediciones, yo lo conseguí en Eterna Cadencia.

Recomiendo Librerías

Foto-0044Hoy le tocó el turno a Guiraud Libros, porque me topé con este cartel cuando iba caminando por la Avenida Coronel Díaz. Queda, exactamente al 1492. Al entrar los dos hombres que atienden me dijeron – casi con verguenza- que sí, que casi siempre tienen alguna actividad como esa. Con una pequeña charla, la música de fondo y la disposición de los libros, me dí cuenta de que era para recomendar.

Les dejo el cuento que iban a leer: Discurso del oso (de Julio C.)

Soy el oso de las cañerías de la casa, subo por los caños en las horas de silencio, los tubos de agua caliente, de la calefacción, del aire fresco, voy por los tubos de departamento en departamento y soy el oso que va por las cañerías.
Creo que me estiman porque mi pelo mantiene limpios los conductos, incesantemente corro por los tubos y nada me gusta más que pasar de piso en piso resbalando por los caños. A veces saco una pata por la canilla y la muchacha del tercero grita que se ha quemado, o gruño a la altura del horno del segundo y la cocinera Guillermina se queja de que el aire tira mal. De noche ando callado y es cuando más ligero ando, me asomo al techo por la chimenea para ver si la luna baila arriba, y me dejo resbalar como el viento hasta las calderas del sótano. Y en verano nado de noche en la cisterna picoteada de estrellas, me lavo la cara primero con una mano, después con la otra, después con las dos juntas, y eso me produce una grandísima alegría.
Entonces resbalo por todos los caños de la casa, gruñendo contento, y los matrimonios se agitan en sus camas y deploran la instalación de las tuberías. Algunos encienden la luz y escriben un papelito para acordarse de protestar cuando vean al portero. Yo busco la canilla que siempre queda abierta en algún piso; por allí saco la nariz y miro la oscuridad de las habitaciones donde viven esos seres que no pueden andar por los caños, y les tengo algo de lástima al verlos tan torpes y grandes, al oír cómo roncan y sueñan en voz alta, y están tan solos. Cuando de mañana se lavan la cara, les acaricio las mejillas, les lamo la nariz y me voy, vagamente seguro de haber hecho bien.

Miren que buena edición para Chicos!!!

Más Papeles Inesperados

Sigo transcribiendo escritos del nuevo libro de Julio Cortázar. No es genial poder decir “el nuevo libro de Cortázar”??

Almuerzos (Quedó afuera de Historias de Cronopios y Famas)

En el restaurante de los cronopios pasan estas cosas, a saber que un fama pide con gran concentración un bife con papas fritas, y se queda deunapieza cuando el cronopio camarero le pregunta cuántas papas fritas quiere.

-¿Cómo cuántas? -vocifera el fama-. ¡Usted me trae papas fritas y se acabó, qué joder!

-Es que aquí las servimos de a siete, treinta y dos, o noventa y ocho -explica el cronopio.

El fama medita un momento, y el resultado de su meditación consiste en decirle al cronopio:

-Vea, mi amigo, váyase al carajo.

Para inmensa sorpresa del fama, el cronopio obedece instantáneamente, es decir que desaparece como si se lo hubiera bebido el viento. Por supuesto el fama no llegará a saber jamás dónde queda el tal carajo, y el cronopio probablemente tampoco, pero en todo caso el almuerzo dista de ser un éxito.

El mejor regalo

DSCN4705

Por mi cumpleaños recibí entre otras cosas, esta foto de Julio Córtazar, autografíada por Marta Minujin. Dice: “Para Gaby en Arte, Marta Minujin, 2009”. Según reza la anécdota de mi intrépido mejor amigo que fue en busca de ella, Marta repetía sin parar, mientrás la firmaba: “Arte en Arte, Arte Arte, te das cuenta, Arte en Arte!!!” jaja.

Gracias Patas!