Tristemente Perfecto

Eso fue exactamente lo que pensé cuando terminé de leer este cuento de Abelardo Castillo, el domingo pasado.

El cuento se llama La mujer de Otro y forma parte del libro El espejo que tiembla (Ed. 2005 Seix Barral).

– Arranca así, y digan si no es un buen comienzo: “Siempre supe que un día yo iba a terminar llamando a esa puerta. Ese día fue esta noche”.

enamorarse

Por favor, leanlo, por favor, digan si no es perfecto. Está acá.-