Mi librería en el mundo

A la relación especial que tengo con los libros le sigue una relación también particular con las librerías. Tengo una decena de librerías que visito mensualmente, algunas porque son buenas, otras porque les tengo cariño y las últimas solamente porque están de paso en mi día a día…

Pero hay una.

Hay una librería especial en mi vida: Liberty Libros, ubicada en Alem 3633, Mar del Plata la que podría considerar mi segunda ciudad. Todos los veranos de mi vida, he pasado por la casa de mis abuelos en Mar del Plata. Allí está la librería de mi amigo Santiago. Aquel que fue viéndome crecer entre sus estanques. Al principio entraba a mirar los libros y no hablábamos. Hasta que a mis 12 años, apareció en la librería a trabajar con él, el “Pollo” de quien mi prima Mariana secretamente se enamoró. Digo secretamente porque a esa edad todo es secreto. Ese verano fue más fácil convencerla, ella iba por el Pollo y yo por los libros. Santiago siempre nos recibía con una sonrisa y una paz que jamás pude asimilar. Me recomendaba libros y me hablaba como si fuera adulta.

Ya no veraneo en Mar del Plata, pero cada vez que voy, entro al local de la calle Alem y siento la misma sensación de alegría. Lo busco con la mirada, aplaudo, me escondo entre los estantes y lo llamo. Cuando finalmente cruzamos miradas, él nunca se sorprende, siempre guarda esa templanza que le da el vivir rodeado de libros. Me da un abrazo largo. Hablamos de su vida, de la mía, de libros, siempre de libros y me siento en casa.

Liberty es muy conocida como para que venga a “recomendarla”, pero aprovecho para mencionar su blog, que tal vez no conozcan. Santiago baja allí los libros que va leyendo. Lo hace con responsabilidad y sabiduría, no como yo. Pasen y lean!