De cómo duerme un lector en Helsinki

Gracias a mi amigo Nacho Jubilla que me mandó la foto de su viaje por Finlandia… Love u patas!

De como vive un lector en Moscú

Mi mejor amigo, Nacho Jubilla, está viviendo en Moscú y me mandó esto que comparto con ustedes. Spasiva Patas.

Un lector en Moscú siempre espera el viaje en metro. Las distancias entre estaciones son enorme y las escaleras mecánicas llegan a tardar 5 minutos (en algunos lados hay incluso mas de una). Por eso al lector se le hace fácil meterse rápidamente en cualquier historia y permanecer ahí mucho más de lo que permiten la mayoría de las circunstancias urbanas. Tanto se concentra que cuesta volver a cerrar el libro y promete hacerlo en el próximo punto mientras ya fuera de la escalera mecánica empieza a caminar sin sacar la vista del párrafo. Se interrumpe sólo cuando choca accidentalmente a una señora rusa que va apurada y cargada camino al trabajo. Ella lo mira con mala cara. El lector se esfuerza y dice: “Isvinite pashalsta”. La señora ni siquiera vuelve a mirar y se va.
.
El lector guarda el libro en el bolso y se deja llevar por la manada de gente hasta la salida, esperando la vuelta en metro.
.

El mejor regalo

DSCN4705

Por mi cumpleaños recibí entre otras cosas, esta foto de Julio Córtazar, autografíada por Marta Minujin. Dice: “Para Gaby en Arte, Marta Minujin, 2009”. Según reza la anécdota de mi intrépido mejor amigo que fue en busca de ella, Marta repetía sin parar, mientrás la firmaba: “Arte en Arte, Arte Arte, te das cuenta, Arte en Arte!!!” jaja.

Gracias Patas!