¡Las cosas que pasaron sale en noviembre!

Me avisan de Editorial Hdj que esta semana entra a imprenta Las cosas que pasaron, mi libro de poesía. Estará en librerías a principios de noviembre, ¡Qué alegría!

Aprovecho para agradecer a Pablo Ramos sus palabras para la contratapa y su enorme amistad. Aquí sus palabras:

“Las cosas que pasaron es un libro aparentemente liviano, un libro de poemas casi domésticos que se van metiendo como una pastilla sublingual hasta drogarnos tierna y corrosivamente. Su lectura me dio muchísimo placer, y me lleno de esperanza frente a lo que se viene de Gabriela. Sé que tiene un libro de cuentos formidable ya impreso en un avanzado borrador, sé que lleva una novela imprescindible aún lejos de las palabras, allá arriba, en los cielos de su cabeza. Festejo este libro que me hace feliz y espero que a usted, lector, le pase lo mismo”. Pablo Ramos.

Imagen

Recomendación: Los ojos de la intemperie

El hombre está parado en una plataforma de Retiro. Mira a un micro irse, ráfagas de viento le dan en la cara. Adentro del ómnibus su pequeña hija y su ex mujer se van a vivir a otra ciudad.

1239585_635791383108558_1539818339_nEsa es la escena desoladora con la que arranca la novela de Marcelo R. Caruso. Es difícil dejarla a partir de ahí. El protagonista entonces ¿Qué hace? Podríamos decir, vuelve a su casa, llama a sus padres, se tira en el piso a llorar. Bueno, no. El protagonista de Los ojos de la intemperie se va a un bar y se agarra a trompadas. Porque Enzo Bruno es un tipo real. Existe. No nos defrauda. En cada página vamos conociendo más a este padre que tiene que rehacer su vida, buscar un lugar en la ciudad. Asistimos a cada uno de los aciertos y miserias del personaje, su familia, sus nuevos amigos del conventillo a donde se va a vivir. De ahí surge la luz de la que habla Pablo Ramos en la contratapa. Porque es desde ese lugar, el menos pensado, donde Enzo encuentra amparo y esa sensación va creciendo durante la novela hasta hacerse parte de uno. Hasta hacernos sentir en casa. Eso logra Marcelo Caruso con esta novela corta que corre ante nuestros ojos.

La editó Milena Caserola. Esta es la contratapa de la que hablaba antes, escrita por Pablo Ramos:

1240433_642397062447990_1506674602_n

Un hombre anónimo, un hombre aparentemente gris, un hombre doblado por la vida, espera en una plataforma de retiro que un micro parta rumbo la costa atlántica. En el micro están su ex mujer y su hija, se van para siempre, de su vida, de su ciudad, Buenos Aires, y parece que este hombre no va a ser capaz de soportar eso, parece, sin que el autor lo diga ni lo insinúe ni nada, que va a meter la cabeza entre las ruedas de ese mismo micro. Pero no lo hace. Se va a un bar y le rompe la cara a un mozo. Lo llevan preso y empieza la novela de Enzo Bruno, ese hombre quebrado, ese hombre que lejos de ser una persona gris resultará oscuro por momentos y luminoso casi todo el tiempo.
La vida va a darle más y más palo, pero él se las va a ingeniar para que el humor, el placer y la poesía, sigan haciendo de él un hombre que, pese a estar hundido en esta mierda en la que estamos hundidos todos los hombres, siga mirando hacia las estrellas.
Caruso se presenta en el panorama narrativo argentino para romperla. Tiene un talento descomunal y ha logrado un profundo control de su prosa. Ésta, su primera novela, LOS OJOS DE LA INTEMPERIE, es una obra imperdible, una bella sinfonía pastoral, triste y cuidada. Y merece la lectura de quien sea Ud. lector, que está ahora leyendo estas palabras.
Festejo a Caruso y Festejo LOS OJOS DE LA INTEMPERIE. Y auguro, tanto para el autor y la novela, el mayor de los destinos literarios.

PABLO RAMOS

Acá, pueden ver algo de lo que fue la presentación a cargo de Washington Cucurto:

La ley de la ferocidad ahora es canción

Los Tipitos presentan “La ley de la ferocidad”, corte adelanto de su décimosegundo disco “Algo nuevo” a editarse en marzo de 2013 basado en la novela de Pablo Ramos.

Nos cuenta acerca del nuevo tema “Willy” Pancioli (voz y guitarra):  “Es una canción que está inspirada en la novela del escritor argentino Pablo Ramos, de esas que llevan un tiempo en definirse, recuerdo haber insistido y recompuesto muchas veces agregando estrofas y notas a la melodía. Me gusta el tema que toca, la soledad de uno que mira las cosas con arrogante acidez poniendo en juego su propia salud. Juguetea con los deditos en una herida que pica, duele y sangra.”

El álbum sucesor de “El club de los martes” se grabó entre los meses de Julio y septiembre de 2012 y se está masterizando en el Abasto por Alvaro Villagra. El disco tiene 14 canciones con artistas invitados: Walter Ríos, Ale Sergi y Los Pericos.

Además, el proyecto para convertir en película “El estaño de los peces” (título original del libro de Pablo Ramos publicado como El origen de la tristeza), ha sido uno de los ganadores del concurso de producción “Ópera Prima” del INCAA. Bajo la dirección de Oscar Frenkel!!

FELICITACIONES AMIGO!

“Cuando lo peor haya pasado”, al Cine

El cuento de Pablo Ramos que titula uno de sus libros va a ser llevado a la pantalla grande. Osky Frenkel dirigió el corto basado en la historia de este escritor en plena búsqueda. Un cuento que personalmente me gusta mucho y que es muy empático con quienes escribimos. La casa que ven de fondo es la casa real del escritor en La Paternal donde dicta sus talleres.

Más sobre el cuento, acá.

El blog de Ramos: La arquitectura de la mentira.

Sobre el nuevo libro de cuentos de Pablo Ramos

Mi tallerista y amigo Pablo Ramos cuenta hoy en su blog La arquitectura de la mentira por qué sacará su segundo libros de cuentos en Marzo del año próximo. Se llamará El camino de la luna y viene con una propuesta interesante, mejor que nadie, lo cuenta él. No se pierdan leerlo porque anticipa el primer “cuento”.
***
***

Decidimos, mi editora y yo, sacar mi libro de cuentos en marzo del año próximo. Esta decisión la tomamos porque, básicamente, no tengo ningún apuro por publicar, pero, además, en estos días, surgió un texto que resignificó a todo el libro, que lo terminó de unir, de consolidar como el libro que verdaderamente es: un libro de disculpas, un libro de saldos pendientes con  algunas de las mejores personas que pasaron por mi vida.

          El texto que surgió cambió hasta el título del libro, que ahora se llama: El camino de la luna. Y es el texto que abajo voy a copiar. Es, más vale, un cuento.

         Este cuento estará dividido y repartido sin título antes de cada parte del libro (son tres partes), y al final, luego de un separador de hoja blanca, será repetido bajo este título de manera íntegra y, tal vez, con una línea troquelada para que pueda ser desprendido y regalado, o arrojado al fuego, o al mar, o simplemente, y lo que sería más digno, a las sucias calles de Buenos Aires. Porque de ahí venimos él y yo. De ahí mismo.

         Espero que no se me enojen en la editorial, lo que sí aviso es que no voy a dejarlo para siempre en el blog. Seguramente, ante la firma de contrato, o sea el mes que viene, deba borrarlo y lo haré con gusto.

El camino de la luna

Seguramente fueron los ruidos del paso de los camiones por la avenida Roca. Nunca me pude acostumbrar a ese ruido, vibraba en los brazos, y a mí me temblaba el pulso y metía mal, de costado, como un ciego, afuera de la vena. Los ruidos o el fastidio que hacer eso me provocaba, me tendría que haber animado a decirles que no quería hacerlo, no quería ese rol en nuestra historia y por eso jamás empujé ni una vez el émbolo. Luego esa vez, la única. Y hoy, ahora quiero decir, en esta noche donde acabo de cerrar este libro más contable que literario, me decía:

     –Ya está, con los vivos y con los muertos. Voy a escribir una comedia, ahora, mañana me pongo con una comedia porque ya está.

     Me decía:

     –Ahora voy a poder dormir de noche, o al menos voy a poder dormir en paz.

     Belén descansaba a mi lado. En los otros cuartos, como siempre, gente. Tres amigos, mi hijo mayor, una amiga de alguien. Me tiré junto a ella en la cama y comencé a llorar. De cansancio creo, porque hacía dos noches que casi no dormía. Y el llanto trajo tu nombre, David, y supe que ni ese pago me iba a poder ahorrar. Y supe que si hasta hoy había logrado sostener a puro convencimiento el disfraz de impotencia que le puse a la responsabilidad, tu nombre venía a derrumbarlo todo.

      Y me levanté a escribir.

Leer más »

Hacer Taller con Ramos

“¿Por qué los ríos desaguan en los mares y no en el cielo? La naturaleza es lógica porque Dios es un buen cuentista, no como nosotros”.

Pablo Ramos en respuesta a la frase de un alumno “Podría pasar, o no?” en su taller de La Paternal.