Gala, musa del siglo XX

02-09-2010 | Publicado en Eterna Cadencia.  Por GL.
Está de pie sobre mis párpados, sus cabellos entre los míos,
Tiene la forma de mis manos y tiene el color de mis ojos.
Y fui por ella devorado como una isla por el mar,
Paul Eluard

Quedó inmortalizada en los poemas y las cartas de su primer marido Paul Eluard, en los retratos de Max Ernst y en las pinturas de su segundo gran amor, Salvador Dalí.

cartas a gala

¿Quién era verdaderamente Gala? ¿Por qué dejó a Paul Eluard y a su hija para correr tras un artista egocéntrico sin futuro diez años menor que ella? ¿Cuánto contribuyó a que las vidas de éstos hombres fueran excepcionales? ¿Existen las musas?

Su nombre era Elena Ivanovna Diakonova y nació en Moscú en septiembre de 1894. A los once años perdió a su padre y contrajo una enfermedad que la acompañó durante toda su adolescencia. Padecía de tuberculosis y cuando cumplió dieciocho años su familia, al ver que empeoraba, decidió internarla en el sanatorio Clavadel, en Suiza.

Allí conoció a un joven lector, Eugène Grindel, conocido más tarde como Paul Eluard. Él también estaba internado por la misma enfermedad y como compartían la pasión por la lectura. Pasaban largas tardes y noches haciéndose compañía. En 1914 ambos recibieron el alta y se comprometieron.

Leer más »

Anuncios

¿Por qué Gala se queda con Dalí?

No tengo la respuesta. Sólo la pregunta dándome vueltas desde siempre. Recapitulemos. Paul Éluard conoce a Gala en 1917 se enamoran y se casan. Él, gran poeta surrealista, Ella, musa inspiradora del movimiento. Tienen una hija, Cécile. En 1929 viajan juntos a Cataluña a conocer a un joven y loco artista, Salvador Dalí. Gala instantáneamente segala-dali enamora de él (11 años más chico) y se queda a vivir en España abandonando a Paul Éluard. Ahora, ¿Por qué Gala se queda con Dalí? No lo pude entender nunca. Dalí es un genio, vanguardista, pero Paul escribió los poemas más espectáculares jamás escritos. Y no sólo eso, si no que moría de amor por ella. Lean la carta que le escribe en 1930:

“Mi Gala, porque no podría vivir si no fueras mía. Pienso incesantemente en ti, pero te echo de menos de tal forma que si tuviera dinero me iría a vivir a un hotel. No sabes, te sería difícil hacerte una idea de la atmósfera de este apartamento que en verdad quise para ti y que tan poco has vivido y en invierno. Y los alrededores, la esquina de la calle que hemos doblado juntos, todo lo que he soñado: dónde llevarte, tus vestidos, tu placer, tu sueño, tus ensueños, todas las torpezas que he cometido, todo lo que deseaba reparar. Todo es siniestro, todo es horrendo. En mí la idea de la muerte se mezcla más y más con la del amor. Te creo perdida. ¿Por qué estás tan lejos? Hace diecisiete años que te amo y tengo todavía 17 años. (…) Si supieras cuánto deseo verte, cuánto me gustaría tenerte conmigo. Sé muy bien que no puedo retenerte, que la abominación de la vida en común no es para nosotros, pero siento como si hiciera años que no te tengo. Y he perdido el gusto por la vida, por los paseos, el sol, las mujeres. Sólo he conservado el sabor amargo y terrible del amor. Si pudiera estrecharte entre mis brazos volvería a ser el que he sido para ti en algunos momentos. Te adoro, sólo tú existes desde toda la eternidad. Mi pequeña Gala, hermosa, querida mía, maia dorogaia, mi pequeña, mi amor, me muero de estar sin ti”. Paul

La carta entera. Más cartas.

Recomiendan un poema por día, acá está:

Uno de mis preferidos de Paul Eluard,

La enamorada

Está de pie sobre mis párpados,
sus cabellos entre los míos,
Tiene la forma de mis manos
y tiene el color de mis ojos.
Y fui por ella devorado
como una isla por el mar.
Tiene los ojos siempre abiertos,
me tiene siempre desvelado;
a plena luz, sueña sus sueños
que hacen declinar el sol,
me hace reir, me hace llorar
llorar y reir, 
y hablar sin tener nada que decir

 

 

Nota: Algunas traducciones arrancan este poema: “Está de pie frente a mis párpados” y uff! que tristeza me da, porque no hay expresión más bella que ésta, desde que la leí por primera vez, me enfermó:

 “Está de pie sobre mis párpados”.