El libro La Presidenta para bajar online

Bajalibros.com ya publica en su portal el libro de Sandra Russo. En librerías el precio es de $75, Bajalibros lo pone a $53. Una lástima. Otra oportunidad perdida de ponerlo a un precio accesible para la gente y real para el formato.

¿Cuánto falta para que se filtre una copia?

El anticipo lo pueden leer acá.

Anticipo La Presidenta de Sandra Russo

Página 12 publicó un anticipo de la biografía “La presidenta, historia de una vida” que escribió la periodista Sandra Russo. El libro saldrá el primero de agosto por Editorial Sudamericana, tendrá 320 páginas y costará 75 pesos. Algunos temas que tocará el libro: la relación de Cristina con su madre, con su hermana bipolar Gisele, con Néstor, su formación política, los momentos claves de su mandato y la última noche que pasó junto a su marido.

Sobre la relación con su madre y su hermana bipolar

“Siempre le reproché a mamá que la quisiera más a ella que a mí, y eso no me lo puede negar. Es completamente cierto”, relata Cristina, refiriéndose a su hermana Gisele y mostrando su faceta celosa. Y relata que quien tiene el trastorno bipolar no es ella, sino justamente su hermana (que además sufrió una enfermedad oncológica). “Decían que era yo la bipolar. Les da lo mismo, mezclan todo. Para mí su enfermedad fue muy fuerte, muy dura. Siempre tuvimos una relación muy estrecha, más de lo común entre hermanas. Ella dependía de mí más que yo de ella, porque mi mamá me la enchufaba siempre. “Andá con tu hermanita”, “No, mamá, no tengo ganas de ir con mi hermanita”. Pero me tenía que hacer cargo. Eso me reventaba. Ella me adora, soy su ídola. Néstor la adoraba, y ella a él también”, cuenta.

Sobre su relación con Néstor Kirchner

Cuenta que se casaron a los seis meses de estar juntos y que tenían momentos telepáticos:  “Lo impresionante es que yo pensaba en él y el tipo me llamaba. Teníamos momentos telepáticos. Nos llamábamos en el momento y por el mismo tema en que estaba pensando el otro. Y cuando estábamos juntos, a veces ni hablábamos, con mirarnos ya nos entendíamos (…). Lo mío con Néstor fue increíble”, asegura.

Sobre los últimos momentos de Néstor Kirchner

En el anticipo del libro, Cristina contó cómo fueron sus últimos momentos con Néstor. “Ese último fin de semana fue especialmente cálido, tranquilo. Nosotros no éramos de hacernos demostraciones de afecto en público, delante de la gente. … Esa noche yo estaba escribiendo un tweet para el día siguiente, que era el del Censo. A Néstor le reventaba el Twitter. Me decía: “¿Otra vez con esa boludez?”. Y yo le contestaba: “Dejame de hinchar, si a mí me distrae. ¿Yo te digo algo de tus partidos de fútbol?”… Néstor estaba sentado en esa punta y yo en esta otra. Enfrente del sillón está el televisor. El hacía zapping. Y de pronto dejó un canal en el que estaba el gordo D’Elía. Le preguntaban quién le gustaba más como candidato, si Néstor o yo, y el gordo decía que no podía elegir, pero le insistían, y dijo: “Bueno, le voy a dar una respuesta de Néstor: él decía ‘en la facultad yo era un cuatro y Cristina era un diez’”. Nos reíamos los cuatro y Néstor dijo entre dientes: “Gordo traidor”. Me causó tanta gracia, tanta ternura… que me estiré hasta la punta donde estaba él, y le di un beso en la boca. Fue el último beso que le di. Después nos acostamos y pasó lo que pasó. Murió conmigo acá, en la cama. Él no murió en el hospital (…). Nadie podía aceptar que estaba muerto. Yo no podía. Me queda el consuelo de que haya sido acá. No hubiera soportado que muriera en Olivos. Él odiaba Olivos”, agrega.

Sobre su personalidad

“Yo estoy acostumbrada a situaciones de extrema presión y a no perder la calma. Tengo muy alto el umbral de la presión psíquica y muy bajo el umbral del dolor físico. Y ahora, con lo de Néstor, mucho más. Él era más leche hervida. Desde que el murió, es como si yo hubiera profundizado esa tolerancia a la presión. Están esperando que me salga de la vaina, pero no me salgo fácilmente. Ahora ya no tengo el contrabalanceo con Néstor, porque siempre cuando uno se sacaba, el otro contenía. Ahora tengo que hacerlo yo sola” pero “las cosas me afectan menos, todo se relativiza, se adquiere otra dimensión”.

Sobre sus candidaturas

“Yo nunca quise ser candidata. Nunca. Ni para Presidenta ni para senadora ni para diputada provincial. Me tuvieron que convencer siempre”, asegura la presidenta Cristina Kirchner.

El anticipo entero lo pueden leer a continuación:

 Leer más »