Microficción de la casa

manosTerrome terrome, te zim, te zam, terrome terrome te pum…

La prostituta lo miró sin sorpresa: Otro aniñado cliente obsesionado con el sexo oral. Más de lo mismo.

Gaby Larralde.