Días Rojos

—“¿Conoce usted esos días en los que se ve todo de color rojo? —¿Color rojo? querrá decir negro. —No, se puede tener un día negro porque una engordó o porque llovió demasiado, o está triste y nada más. Pero los días rojos son terribles, de repente se tiene miedo y no se sabe por qué”.. Desayuno […]

Marilyn Monroe x Truman Capote

Qué lindo es este retrato que escribe Truman Capote de Marilyn Monroe, es siempre lindo… Si no lo leyeron está en Retratos (Anagrama, 2001) o acá abajo. Adorable Criatura Escena: La capilla de la funeraria Universal en la Avenida Lexington y la calle Cincuenta y dos, Nueva York. Un interesante grupo representativo se apretuja en los asientos: celebridades, en […]

Cuento para leer en tres minutos: Una luz en la ventana

El cuento que recomendé en La Almohada Maldita:

Una luz en la ventana, Truman Capote

Una vez me invitaron a una boda; la novia sugirió que hiciera el viaje desde Nueva York con una pareja de invitados, el señor y la señora Roberts, a quienes no conocía. Era un frío día de abril, y en el viaje a Connecticut, los Roberts, un matrimonio de cuarenta y pocos años, parecieron bastante agradables; no el tipo de gente con los que uno quisiera pasar un largo fin de semana, pero tampoco tremendos.

No obstante, en la recepción nupcial se consumió gran cantidad de licor, y debo decir que mis conductores ingirieron la tercera parte de ello. Fueron los últimos en dejar la fiesta —aproximadamente, a las once de la noche—, y yo me sentía muy reacio a acompañarlos; sabía que estaban borrachos, pero no me di cuenta de lo mucho que lo estaban. Habríamos recorrido unas veinte millas, con el coche dando muchos virajes mientras el señor y la señora Roberts se insultaban mutuamente en un lenguaje de lo más extraordinario (efectivamente, parecía una escena sacada de ¿Quién teme a Virginia Wolf?), cuando míster Roberts, de modo muy comprensible, torció equivocadamente y se perdió en un oscuro camino comarcal. Seguí pidiéndoles, y terminé rogándoles que pararan el coche y me dejaran bajar, pero estaban tan absortos en sus invectivas que me ignoraron. Por fin, el coche paró por voluntad propia (temporalmente), al darse una bofetada contra el costado de un árbol. Aproveché la oportunidad para bajarme de un salto por la puerta trasera y entrar corriendo en el bosque. En seguida partió el condenado vehículo, dejándome solo en la helada oscuridad. Estoy convencido de que mis anfitriones no descubrieron mi ausencia; Dios sabe que yo no les eché de menos a ellos.

Leer más »

Desayunando con Capote

“No te enamores nunca de una criatura salvaje. Esa fue la equivocación del Doc. Siempre se llevaba a su casa seres salvajes. Halcones con el ala rota. Pero no hay que entregarle el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen”.

Esto le dice Holly Golightly la protagonista de Desayuno en Tiffany´s a un invitado en una de las tantas fiestas que organizaba en su casa. La historia cuenta la vida de esta chica que vive de fiesta en fiesta intentando conquistar a algún hombre con dinero para casarse, pero a la vez convive en ella un miedo fuerte al compromiso y una sensibilidad intrigante.

La novela es de Truman Capote y fue llevada al cine en 1961 con Audrey Hepburn como Holly. Hay que leerla y mirarla.

 

Hoy se cumplen 25 años de la muerte de Truman Capote

El dato es una tontería. Pero es mi excusa, así que aguantensela.

Lo primero que leí de Truman fue A sangre fría, a los 15 años, después la releí varias veces durante mi carrera de periodismo. En casa tengo tres versiones del libro, una de Clarín, otra del `79 Club Bruguera que fue la primera edición que llegó al país y otra en inglés. .. Qué puedo decir que no se haya dicho. Es única. No voy a caer en lo técnico, si te gusta el suspenso y cuando abris el diario vas directo a policiales, la vas a amar.

Después fui por Desayuno en Tiffany´s, mi libro preferido de él,  (si no lo leíste, empeza mañana, por favor… Por favor). Más tarde leí Otras voces, otros ámbitos su primera novela que muestra a un Truman super caótico y rebuscado, rococó. Pero es genial leerlo así, porque es aún un niño que quiere contar su historia, no impresionar, como luego hará.

Música para Camaleones es su mejor libro de cuentos y si lo tienen a mano vayan directo al cuento Féretros tallados a mano, una especie de A sangre fría, non fiction, pero mucho mejor!!! Más sutil, con el género más desarrollado en sus dedos.

También los cuentos: Una guitarra con diamantes y Una casa de flores siempre me gustaron mucho.

Su correspondencia apilada en Un placer fugaz, tiene algunas cosas rescatables, pero no vale la pena perder tiempo en ellas. Yo recomiendo RELEER sus libros hasta que la vista no acompañe.20090812psalib_4

Ahora… ¿Por qué no leí Crucero de verano, su último libro editado en 2006? Bueno, sólo yo sé lo que me produce leer algo nuevo de Truman Capote.

Es el sugus verde manzana que me espera al final de la bolsa que no quiero terminar.