De cómo vive un lector en Buenos Aires

Un lector en Buenos Aires puede llegar a la desesperación: Leer mientras camina. A tropezarse con gente, a sufrir lesiones de tobillo, a crear un caos de tránsito, a desesperarse por una palabra más, por esta frase:

«Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach».

Flavia Da Rin(2)

Gaspar Camerarius, en Deliciae Poetarum Borussiae, VII, 16. (Le régret D´Héraclite, de Jorge Luis Borges).