Un lindo libro para regalar…

En 2008 compré el libro Retratos de Pablo Bernasconi y hoy me lo topé en mi biblioteca y me dieron ganas de hablar de él. Es una edición muy simpática donde figuran frases de personajes célebres, famosos de la Argentina y el Mundo. Lo original es que las frases están acompañadas por ilustraciones MUY buenas hechas por el autor. Aprovecho para acercarles algunas frases de escritores que figuran allí…

– No soy tan joven como para saberlo todo. Oscar Wilde

– Tengo dos problemas para jugar al fútbol. Uno es mi pierna izquierda. El otro es la pierna derecha. R. Fontanarrosa.

– Me levanté y fui hacia el jodido cuarto de baño. Odiaba mirarme en aquel espejo pero lo hice. Vi depresión y derrota. Unas bolsas oscuras debajo de mis ojos. Ojitos cobardes, los ojos de un roedor atrapado por un jodido gato. Tenía la carne floja, parecía como si le disgustara ser parte de mí. Charles Bukowski.

– La civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe. H. G. Wells.

– Me volví loco, con largos períodos de espantosa cordura. Edgar Allan Poe.

– La gente cree que soy una persona bastante extraña. Eso es incorrecto. Tengo el corazón de un niño pequeño. Está en un frasco de vidrio sobre mi escritorio. Stephen King.

– El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas buenas preguntas. Woody Allen.

… La que más me gustó fue la de un gran músico: Miles Davis, aplicable a cualquier ámbito o situación en la vida:

“NO HAY NOTAS EQUIVOCADAS; ES LA SIGUIENTE LA QUE LO DETERMINA”

Esas cosas que me matan de la literatura…

pura-anarquia-woody-allenSábado a la tarde, salgo de casa. En un banco empiezo a leer Pura Anarquía el libro de Woody Allen. Llego al cuento que más me divierte. Pluma de alquiler, que cuenta la historia de un escritor ignoto que es llamado por un gran director de cine para realizar una novelización. Esto significa hacer un libro de una película, pero en este caso no cualquier película sino una de Los 3 Chiflados… Estoy leyendo, riéndome, escuchándolo a Woody hablar, porque uno está más acostumbrado a escucharlo, que a leerlo, y porque sin duda él es él en una película, una novela o un cuento como este. Cuando llego a la página 50: “El año pasado intenté convertir la confesión de Stavrogin en un musical para Broadway y de pronto todos los patrocinadores pillaron la fiebre porcina…. “.

Así es, la literatura hace estas cosas. Uno se trata de alejar del noticiero, del diario y zambullirse en algo de ficción y pasan estas cosas. La literatura y la actualidad se atraviesan una a otra, de una manera magnífica, graciosa, y – a veces- aterradora. Como diciéndote: No Exit.

(El libro es de septiembre de 2007).