Otro cuento del español Victor Balcells Mata

Para que después no anden diciendo por ahí que no cumplo. El cuento Money de Victor Balcells Mata que comenté el otro día forma parte del libro Yo mataré monstruos por ti. Me gustó mucho el comienzo…

Money

El operario del banco pareció notar que no nos habíamos duchado. Que estuviéramos en la puerta del banco antes de su apertura también era un signo del desastre. El operario del banco sabía muchas cosas: que los tacaños llegaban a última hora y los avaros a primera, que los dandys enriquecidos llegaban más o menos cuando les venía en gana, hacia el ecuador del día cuando el calor estaba en su centro, o el frío se disipaba. Sabía también, por nuestra manera imprecisa de mirar los carteles publicitarios, que íbamos a disminuir de alguna forma la riqueza del banco, por nuestra forma de sentarnos, con el peso apoyado sobre una de las caderas, que no pensábamos negociar nada. Sabía que ya no nos amábamos, que ayer cenamos trágicamente ajos y lechugas, que en nuestra casa hubo una pelea, por eso las heridas y los restos de maquillaje descolgados en la cara, la suya, la de Marcela, la cual me había abandonado hacia las diez de la noche, o quizá un poco más tarde.
– ¿Vienen a cerrar su cuenta común?
– Sí -dijo ella jugando con la grapadora y pensando quizá en graparse el cuerpo entero, o grapármelo a mí, por venganza, como si lo que acaba también tuviera que ser celebrado de alguna manera, satánica, ritualmente en todo caso.
– Bien, vamos a ver cuánto dinero les queda.
Anuncios

De cómo vive un lector en Buenos Aires

Un lector en Buenos Aires se va un fin de semana amardelplata. El lector viaja el sábado a la mañana y vuelve el domingo. Viaje corto, cortísimo y sin embargo, le basta, le alcanza porque pudo finalmente terminar de leer esos dos libros de cuentos que tenía dando vueltas hace rato, La Fe Ciega de Gustavo Nielsen y el pequeño Yo mataré monstruos por ti del catalán Victor Balcells Matas.

Ese mismo lector no puede – sin embargo- dejar de pensar en el libro que no encuentra, aquel que estaba leyendo hasta hace unos días.. también… porque así lee, “de a muchos”.  Confesiones de un jóven novelista de Umberto Eco, ¿Dónde estás que no te encuentro? 

Hoy, en un rato, reseño alguno.